viernes, 19 de octubre de 2018

Beethoven: Concierto No 5 - "Emperador"


El concierto para piano más brillante de todos los tiempos tuvo su génesis en momentos históricos complejos. En la primavera de 1809, por segunda vez en menos de cuatro años las tropas napoleónicas avanzaban sobre Viena. Pese a que esta vez enfrentaron bastante más resistencia de la que habían tenido hacía tres años y medio, a comienzos de julio, luego de cruentos enfrentamientos la balanza se inclinó a favor de Napoleón. Y tal como había acontecido en 1805, la nobleza y las clases altas abandonaron la ciudad, encabezados por Francisco I de Austria, arrastrando también al archiduque Rodolfo, amigo, pupilo y mecenas de Beethoven.
El maestro permaneció en Viena, entre el humo y las balas de cañón. En carta a su editor en Leipzig, escribe:
"Hemos estado sufriendo miserias en la forma más intensa. A mi alrededor solo veo el caos y la destrucción, y no escucho más que tambores y cañones... la miseria humana en todas sus formas."

Por cierto que en entorno tan deprimente parece difícil escribir una obra de tal relieve y trascendencia. Pero el maestro lo hizo, sumando además un par de sonatas, una de ellas dedicada al archiduque en fuga, cantando el abandono, lo que no se explica sino por la época en que vive el maestro, una en que las guerras son consustanciales a la vida.

Estrenos
A diferencia de los cuatro estrenos anteriores, debido a la pérdida de sus capacidades auditivas Beethoven no fue el solista en el estreno de su último concierto. Dedicada también al archiduque, la obra tuvo su primera audición en público en Leipzig el 28 de noviembre de 1811, con Friedrich Schneider al piano, de quien solo sabemos su nombre.
El estreno en Viena, ciudad ocupada, tuvo lugar el 12 de febrero del año siguiente con Karl Czerny, pupilo de Beethoven, y quien, éste sí, es recordado como el autor de unos agotadores ejercicios que desde aquellos años ocupan el día a los futuros pianistas.

"Emperador"
Según cuenta la leyenda, en la première vienesa un entusiasta oficial francés se habría levantado de su asiento y exclamado con fuerza: "Ah... es el Emperador!!". Es uno más de los mitos que intentan explicar el título popular de tan grandioso concierto. Hay otras tesis. Pero con ésta quedó establecido, de un modo u otro, un nexo con Napoleón, mal que le pese al pobre maestro, quien, con toda justicia, más tarde eliminará su nombre de la Sinfonía Eroica, tras la autocoronación del corso.

Es innegable, también, que no hay adjetivo que mejor evoque la majestuosidad de la obra y su gran escala. Sus amplias formas, esa cierta marcialidad, su grandioso carácter, unidos al incomparable lirismo de su movimiento central, le aseguran un lugar destacado entre los trabajos decisorios en la vena heroica del maestro.

Concierto para piano y orquesta No 5 en Mi bemol mayor, "Emperador" – Movimientos:
00:00  Allegro
21:43  Adagio un poco mosso
29:15  Rondo - Allegro ma non troppo

La versión es del pianista británico Stephen Hough, acompañado de la Filarmónica de Nueva York, conducida por el director estadounidense Alan Gilbert.


Amigo visitante:
Si te ha gustado el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes, o lo recomiendas en Google con un cómodo clic

5 comentarios :

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Dago. Como siempre, un placer leer la divertida seriedad de cada entrega semanal. Hoy, terminé casi una hora picoteando lectura sobre las guerras napoleónicas y las hazañas invernales de los rusos. Y rematé con algo “friki”: mirando a Jorge Dahm dibujar y hablar de música, por asociación de estilo contigo.
    No puedo dejar de reiterar mi gratitud por el blog y especialmente por una de tus nobles contribuciones a la humanidad: mostrarnos a Yuja Wang.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Unknown: Saludos y gracias por recordarme a Jorge Dahm, un gran aporte. No dejaré de verlo. Y, sí, mi contribución más noble ha sido y seguirá siendo presentar a la Yujita, en todas sus diversas manifestaciones, a cuál de ellas más interesante. ("Estuve con ella" la semana pasada... pero no es chiste: me autografió el programa y crucé un par de palabras con ella, fue como si hubiese hablado con John Lennon o algo así). Saludos otra vez y gracias por tu cálido comentario.

    ResponderEliminar
  4. Hola!! Sí, no se porque sale anónimo... ha de ser como tengo configurada mi cuenta de Google. Soy Jorge Cucurella.
    ¡Mi admiración crece! A pocos cm de ella...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Ajá, Hola pos Jorge: Sí, no fue más de medio metro... Wow!! Muchos saludos pa ti!

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión siempre será bienvenida.