martes, 6 de noviembre de 2012

Cavalleria Rusticana: Intermezzo



En el campo de la música, el verismo es un estilo de ópera italiana que forjó sus inicios en 1890 de la mano de Cavalleria Rusticana, del compositor italiano Pietro Mascagni, y que llegó a su culminación a principios del siglo XX. Para su época, este nuevo estilo va a abandonar los temas históricos o míticos del romanticismo para enfocarse en un retrato realista de la vida cotidiana, especialmente aquella en la que subsisten las clases más pobres campesinos y trabajadores.

Pietro Mascagni (1863 - 1945)
Compuesta con ocasión de un concurso convocado por un editor italiano, Cavalleria Rusticana resultó la obra premiada de entre un total de 70 obras presentadas. Su estreno, en mayo de 1890 en Roma, fue un éxito rotundo. Su joven autor, de 27 años, tuvo que salir más de cuarenta veces a recibir esa noche el saludo del público. Al año siguiente era estrenada en Londres, y poco después le seguirían sus representaciones en Philadelphia, Chicago y Nueva York. A la muerte de Mascagni en 1945, la obra había gozado de un número cercano a las catorce mil representaciones solo en Italia.

Opera en un solo acto, Cavalleria Rusticana (algo así como "Honor de Campesino", en traducción libre) se sitúa en Sicilia, durante la fiesta de Pascua. Sus personajes son aldeanos y campesinos que lidian en torno a un amor no correspondido y la sanción a una mujer non sancta por parte de una sociedad pacata.
El fragmento más popular de la obra es un preludio o Intermezzo que la orquesta ataca en un momento en que los personajes han abandonado la plaza donde estaban congregados para entrar a la iglesia.

Este Intermezzo, y cómo no, la obra completa, siguen siendo muy populares en nuestros días. Abundantes versiones cinematográficas se han hecho de ella y escenas de su representación fueron incluidas en la película El Padrino III, de Coppola. Igualmente, en Toro Salvaje, de Martin Scorsese, parte importante de la banda sonora se apoya en el Intermezzo.

El video muestra escenas de una terraza, desolada (como la plaza, en la obra), a orillas del mar. Se trata de la Terrazza Mascagni, ubicada en Livorno, Italia, reconstruida después de la segunda guerra mundial y luego rebautizada en homenaje a Pietro Mascagni, natural de Livorno.


Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes, o más sencillamente, lo recomiendas en Google con un cómodo clic

22 comentarios :

  1. Es la primera vez que coincidimos en una pieza (en nuestros blogs, quiero decir). Te sigo desde hace poquito. Enhorabuena por el blog ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ingeniosísimo tu ícono, Sil. Y el nombre de tu blog también. Voy a mirarlo inmediatamente. Gracias por tu aliento y el comentario. (¿Hemos coincidido simultáneamente?)

      Eliminar
  2. Maravillosa pieza musical que justamente recuerda los sufrimientos humanos de los mafiosos de El Padrino. Es del tal emotividad que dan ganas de escucharla una y otra vez, llena de la ternura más impensable que se pueda sentir. Quizás sea la pieza musical más bella de la historia. Gracias Rigo, saludos, Camen Pía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya pos Camen, gracias por tu comentario. Saludos, Rigo.

      Eliminar
  3. Hola Dago,

    No me deja escribir debajo de tu respuesta, así que te escribo aquí.

    El post que dediqué a Mascagni tiene fecha de 20 de septiembre, así que coincidimos casi casi ;)

    http://enclavedesil.blogspot.com.es/2012/09/cavalleria-rusticana-intermezzo.html

    Es genial encontrar a otros locos por la música clásica en la blogosfera de quien enriquecernos, así que: por que coincidamos más veces ;)

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Sil. Vi tu blog, muy poético e interesante. Me inscribí como seguidor, en respuesta a tu "seguimiento", del que no me había percatado, pero no encontré a Mascagni pq lo busqué en fechas recientes. Ahora ya sé. Y como dices, que sigamos coincidiendo. Saludísimos.

      Eliminar
  4. Qué belleza, Dago. No me canso de escucharlo: estupendo, maravilloso y emocionante.Hacpia tiempo que te había dicho que inluyeras esta maravilla. Besitossssssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estás en lo cierto, Queca. Tuve que rendirme a la solicitud de mis seguidores. Gracias por comentar.

      Eliminar
  5. *MASCAGNI ERA ITALO....?, QUÉ OTORS TEMAS COMPUSO, POR QUE LA MÁS CONOCIDA ES LA MARCHA DE CAVALLERÍA RUSTICANA...¡*¡ NAMASTÉ *

    ResponderEliminar
  6. Sí, era italiano. Es la más conocida porque se la ha incluido en varias películas y programas de radio. Gracias por dejar tu comentario aquí. Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Hola, creo que podría afirmar que soy el seguidor numero de esta pieza musical, la cual para mi, es la melodía mas bella jamás creada, puedo pasar el día entero escuchándola, y cada vez descubro una emoción nueva al hacerlo. En fin, solo quería expresar mi fascinación....Saludos
    David

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, David. Me alegro mucho de que una obra musical sea capaz de fascinarte de la manera que dices. Y es verdad, hay piezas que uno podría escuchar cientos de veces y encontrar siempre en ellas, como muy bien señalas, una "emoción nueva".
      Saludos y gracias por dejar tu comentario aquí.

      Eliminar
  8. Dicen que cuando la obra Caballería Rusticana fue estrenada, en el intermedio se interpretó, por obvias razones, y que las personas que habían abandonado momentaneamente la sala para charlar, fumar qué sé yo, al escuchar la melodía tan romántica y melancólica inmediatamente regresaron a sus lugares y que hicieron que la orquesta la volviera a interpretar, y al final de la ópera le hicieron repetir el intermezzo varias veces siendo aplaudio de pie en todas ellas. ¡HERMOSA PIEZA! ERNESTO A M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ernesto. Algo de eso había escuchado pero no tenía certeza de que fuera cierto. ¡Excelente aporte! Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  9. No sé qué tiene el intermezzo de Cavalleria Rusticana que te crea la necesidad de escucharlo una y otra y otra vez, y nunca tienes suficiente. No diré que es la más hermosa melodía que he escuchado, ya que mi fascinación por Mozart me lo impide, pero sí tengo que manifestar que la emoción que me produce es tan intensa como en los incontables momentos de placer que se encuentran en las más bellas páginas mozartianas. Recuerdo cuando salí del cine a mis 17 años tras ver Muerte en Venecia. Algo había cambiado en mí tras escuchar el Adagietto de la 5ª de Mahler. Yo nunca había escuchado aquella música tan desoladora, misteriosa y adictiva. Con el Intermezzo me pasó lo mismo, como cuando tenía 7 años y escuché en la radio la primera canción de The Beatles que recuerdo. Son momentos inolvidables en que descubres algo realmente nuevo, y te crean la necesidad de conocer más y más, por puro placer. La música llega donde no lo hacen otras formas de expresión. Afortunadamente. Gracias y un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  10. Hola, Anónimo. Como bien dices, pareces que a todos los melómanos nos ha sucedido algo parecido. Me hiciste recordar (aparte de la experiencia inolvidable del Adagietto) mi conmoción ante un cambio armónico en una canción de los Beatles, cuando tenía quince años y veía en el cine, casi clandestinamente, A hard day's nigth. Yo no tenía idea de qué era un cambio armónico, pero algo había sucedido con esos sonidos, algo sorprendente, espectacular y completamente nuevo. Más emoción le agregaba el hecho de que me había arrancado de un hospital (donde me estaban haciendo unos exámenes) para ir a ver la película. Muchas gracias por tu hermoso comentario, Anónimo, me hiciste recordar esos sencillos instantes en la música cumplió el cometido de trastornarlo a uno para bien, y para siempre.

    ResponderEliminar
  11. Gracias, Dago, por tu amable respuesta. Curiosamente, la canción de The Beatles que me enamoró y a la que hago referencia en mi comentario del 27 de enero pertenece a A hard day´s night y es I should have known better. Después ya no pude parar. Debo mi interés por la música a los fab four, pues si aquello era posible, ¿cuántas cosas más nos quedarían por descubrir?

    ResponderEliminar
  12. Hola, Anónimo. Primero, me auto corrijo: debe decir "instantes en que la música cumplió... etc.". (Nunca se es lo bastante cuidadoso).
    Y bueno, siguiendo con los Beatles, en mi caso se trata de If I fell. Y para ser precisos, el instante no es uno sino cuatro. 1. "when she learns we are TWOooo (cambio del tono menor a la séptima, lo supe después, claro que sí). Algo está pasando aquí, me dije. Puse más atención. 2. Obvio pasaje a la subdominante, mayor, pero igual mis orejas aumentaron el alerta. 3. "And I", subdominante menor, igual de obvio, pero ya tuve que agarrarme de la butaca. Y por último: "was in vain", la piche dominante, pero aquí las voces hacen una "sexta", completamente inusual en la música juvenil de esos años. Ahí debí pararme a aplaudir. No lo hice pq me habrían tachado de loco y capaz que me echaran del cine. Pero aplaudí a rabiar, mentalmente, antes de quedar patitieso.
    Disculpa si me puse muy "técnico", pero era necesario.
    Increíble. Nunca imaginé que la relación entre Mascagni y los fab four fuera tan estrecha!
    Saludos y gracias por la oportunidad. Jamás había ni siquiera comentado con alguien esta experiencia de iniciación.

    ResponderEliminar
  13. Gracias, Dago, por tus comentarios técnicos. Debo decir que carezco de formación musical, una importante deficiencia del sistema educativo que tuvimos que padecer, en el que se prestaba desmedida atención a otros asuntos de escasa o nula importancia, mientras se relegaba la música al más absoluto de los olvidos. Pero ese es otro tema. Este parece ser un país de sordos. Uno ve los contenidos musicales de algunos canales digitales de tv alemanes y franceses y se da cuenta de que aquí son impensables, desgraciadamente. Y, sí, la relación entre Mascagni, los Beatles y muchos otros grandes creadores es estrecha, pues se sustenta en la música de calidad, intemporal, que nos emociona y nos hace sentir. Gracias por la atención y un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  14. Gracias a ti, Anónimo, por haber abierto la posibilidad de este rico intercambio de sensibilidades. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. cavalleria se escucha como un alimento interior de nuestro ser.rafael petit

    ResponderEliminar
  16. Hola, Rafael: Gracias por tu comentario. Un saludo.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.