lunes, 5 de enero de 2015

Johann Pachelbel: Canon en Re mayor



Como es de suponer, el organista y compositor alemán Johann Pachelbel, nacido en Nuremberg en 1653, hizo en la vida algo más que escribir su celebérrimo Canon en Re mayor. Pachelbel fue un figura clave del periodo barroco y su obra constituye una contribución importante en el desarrollo de la música sacra y para teclado de la Iglesia Luterana alemana. Durante muchos años vivió en Viena, donde conoció la obra del italiano Frescobaldi, la que ejerció gran influencia en sus preludios corales, los que a su vez inspirarán la música del mismo género de Johann Sebastian Bach, cuyos padres Pachelbel conoció en Eisenach, mientras se desempeñó allí como organista de la corte, en 1677, ocho años antes de que Johann Sebastian viniera al mundo.

Johann Pachelbel (1653 - 1706)
Olvido y redescubrimiento
Pachelbel, como muchos otros músicos del barroco, fue un autor muy popular en su tiempo. Y como tantos otros en la historia de la música sin ir más lejos el propio Bach– permaneció olvidado durante siglos.
Pero a mediados de los años sesenta del siglo veinte, el violinista y director Rudolph Baumgartner junto a la agrupación suiza Lucerne Festival Strings grabaron una pieza barroca a la que pusieron por nombre Pachelbel's Canon for France's Erato. Se trataba de un canon y giga de Pachelbel compuesto alrededor de 1700. Sorprendentemente, al poco tiempo la pieza se había convertido en un best-seller.

Canon en Re mayor
Algunos años más tarde, el actor Robert Redford utilizó la pieza como parte de la banda sonora de la película con la que hizo su debut como director, Ordinary People, de 1980. Como consecuencia, el Canon de Pachelbel se convirtió durante un corto periodo en la pieza clásica más popular de todos los tiempos.
Desde aquella fecha hasta hoy, las diversas versiones se cuentan por cientos, y las hay para todos los gustos y para todos los instrumentos o conjunto de instrumentos imaginables.

La versión que se presenta aquí es de la agrupación estadounidense San Francisco Early Music Ensemble "Voices of Music", con instrumentos de la época y el ensamble original, para tres violines y bajo continuo.


Si te gustó el artículo, compártelo en Facebook, o Twitter, o recomiéndalo en Google

20 comentarios :

  1. el alma vuela a alturas infinitas...!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola, Anónimo: Gracias por dejar aquí tu comentario. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola. Gracias a ti, Lola, por tus palabras.

    ResponderEliminar
  4. Es mi pieza favorita. Pocos logran descubrir el hermoso secreto que guarda esta composición. Me gusta bastante la interpretación de Voices of music. :D

    ResponderEliminar
  5. Hola, Antoine: Muchas gracias por tu comentario. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Es una lástima que una sola pieza que desde luego es magistral haya eclipsado una obra mucho más amplia de un gran compositor. Pachelbel tiene mucha música tan espléndida como este famoso canon.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Daniel: Así es. Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  8. El cuerpo humano tiene a sus células madres, la música tiene a Canon en Re mayor.

    ResponderEliminar
  9. Hola, Anónimo: Gracias por tu comentario. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Hermosa obra de arte canon en D mayor! me acompaño el dia de mi boda.

    ResponderEliminar
  11. Hola: Muy bien, pues. Acertada elección. Saludos y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  12. YRAN .CANON en re mayor es un milagro de dios ilumino el cerebro de pachebel para dar al mundo semejante obra , llena de calma profundidad y espiritualidad que asemejan los compaces al los latidos del corazon como si miraranos un electrocardiograma ,gracias señor

    ResponderEliminar
  13. yranperozo@hotmail.com

    ResponderEliminar
  14. Hola, Anónimo: Muchas gracias por tu comentario. Saludos.

    ResponderEliminar
  15. No la conocía, que infeliz. Me hizo re descubrirme el alma

    ResponderEliminar
  16. Hola, Mara: Qué bien, pues. Me alegro que conocieras la pieza en este modesto pero esforzado blog. Y qué bueno por tu alma. Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Escuché esta pieza por casualidad, ya que no la conocía. No puedo más que maravillarme ante tanta belleza, es sublime, como si una partitura divina hubiera sido puesta en manos humanas. Gracias por la explicación

    ResponderEliminar
  18. Hola, Andrea: Me encanta saber que la música aquí mostrada ha maravillado a alguien con su belleza, al conocerla por primera vez a través de este sencillo blog. Muchas gracias por tu comentario, Andrea. Un saludo.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.