sábado, 16 de enero de 2016

Mozart: La Flauta Mágica - "aria de La Reina de la Noche"



Muchas preguntas se han hecho a lo largo del tiempo acerca del significado profundo de la última ópera de Mozart, aquello que el genio salzburgués quiso revelarnos, su mensaje oculto, su verdadero significado. Tanta inquietud ha llevado también a una infinidad de respuestas. Así pues, La Flauta Mágica (Die Zauberflöte) ha sido calificada desde "oratorio masónico", o ceremonia para iniciados, hasta de sencillo cuento de hadas apto para todo público.

Sin desconocer que la simbología masónica está presente en la obra en todo momento, el hecho de que fuese estrenada en un teatro de los suburbios, el Theater auf der Wienen, ante un público alejado de las doctrinas masónicas como de cualquier otra idea filosófica, esto es, un público llano y sencillo, da para pensar que Mozart estaba muy lejos de pretender componer una obra alambicada, repleta de verdades accesibles a unos pocos. Si además recordamos que tanto el libretista Schikaneder (y administrador del teatro) como el compositor pasaban a la sazón por serios apuros económicos, la intención de Mozart no podía ser otra que acceder a un gran público, fuera éste masón o no.

La recepción el día de su estreno (30 de septiembre de 1791) comenzó siendo fría pero al final se la aplaudió calurosamente. Y a partir de su segunda representación, comenzó un recorrido triunfal que continúa hasta nuestros días. Durante octubre de 1791 se representó 24 veces y al cabo de poco más de un año se cumplieron las cien representaciones. Pero Mozart no estuvo para verlo. Había muerto hacía un año.

Aria de la Reina de la Noche
El oscuro personaje que no tiene nombre sino que es llamado simplemente Reina de la Noche tiene a su cargo solamente dos arias, una en el acto primero y otra en el segundo. La más célebre de ellas es la del segundo acto, conocida abreviadamente como "Der Hölle Rache..." y popularmente señalada como "el aria de la Reina de la Noche". Requiere el concurso de una soprano de coloratura de extrema habilidad, pues se trata de una de las arias para soprano más difíciles de toda la literatura operística.

"Der Hölle Rache kocht in meinem Herzen" es su título completo. Es decir, algo así como "la venganza del infierno hierve en mi corazón". Efectivamente, la reina sufre un ataque de ira vengativa y pone un cuchillo en manos de su hija Pamina exhortándola a asesinar a Sarastro, rival de la reina, so pena de maldecirla por siempre si no cumple.

La versión es de la soprano alemana Diana Damrau, acompañada de la Filarmónica de Viena, a cargo de Riccardo Muti.


Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, compártelo en Facebook, o Twitter, o recomiéndalo en Google

2 comentarios :

  1. es muy hermosa la obra pero continuo con la interrogante,,, por qué la reina de la noche odia a soroastro si la oscuridad es parte de la luz no puede haber oscuridad sin luz..

    ResponderEliminar
  2. Hola, Diego: Bueno, asi es el arte y la creación de belleza, controversial... Muchas gracias por tu comentario, Diego. Un saludo.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.