sábado, 2 de junio de 2018

Debussy: "Estampes", para piano


Sabemos que el folklore español tuvo gran influencia en buena parte de los compositores franceses de la segunda mitad del siglo XIX. La presencia de Granados, Albéniz, o De Falla en el París de la época es uno de los factores. Sin embargo, no siempre el folklore que convocaba a los franceses era peninsular. Podía provenir de las colonias. De Cuba, por ejemplo. Es el caso de la "habanera", danza y ritmo con origen en La Habana al que echó mano una extensa lista de autores, encabezada por Georges Bizet (es el autor de la más famosa). Le siguen Massenet, Chabrier, Lalo, Saint-Saëns, Fauré, Ravel. Y la lista continúa.


Desde luego, Claude Debussy no podía faltar en el recuento. Su tríptico para piano, Estampas, de 1903, debe su popularidad a un segundo movimiento de sensual armonía, una habanera que lleva por título "Tarde en Granada".

A sus cuarenta años, el autor del Preludio a la siesta de un fauno disfrutaba del éxito conseguido con su primera ópera, Pelléas et Melisande. La posibilidad de una segunda obra lírica parecía como una continuación natural, pero la idea fue perdiendo fuerza al tiempo que el maestro dirigía su atención a la escritura para piano. En la producción de ese año, 1903, destaca la que será la primera gran obra pianística de Debussy.

Estampas, para piano
Estrenada en enero de 1904 por su amigo Ricardo Viñes en la Sala Erard de la Societé Nationale de Musique, se trata de una colección de tres breves piezas para piano: Pagodas (un trozo de música javanesa), la habanera ya citada y Jardines bajo la lluvia (como si un niño observara caer la lluvia tras el vidrio de una ventana).

En menos de quince minutos de extensión, proclama Debussy aquí un nuevo estilo, señalando el nacimiento de una técnica pianística más íntima y delicada de lo que estaba en boga, una técnica que no requiere de hazañas virtuosas, más bien al contrario, ve en el piano una amigable fábrica de sueños y un compañero de viajes imaginarios.
Claude Debussy jamás viajó a España. Pero pudo imaginar una tarde en Granada...

Secciones:
00:00  Pagodes. Modérément animé
05:55  La soirée dans Grenade. Mouvement de Habanera
11:14  Jardins sous la pluie. Net et vif

La versión es de la pianista rusa Anna Zassimova.


Amigo visitante:
Si te ha gustado el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes, o lo recomiendas en Google con un cómodo clic

4 comentarios :

  1. en un imaginario virtual y visual es viajar a tierras desconocidas de la mano del sonido virtuoso del piano...gracias por esta hermosa vivencia.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Guido: Gracias a ti por tu comentario. Y saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Dago

    Siempre paso por acá a escuchar y leer. Te tengo en "Feedly" así que siempre sé cuando hay una nueva entrada.

    Tengo una consulta: indicas que "proclama Debussy aquí un nuevo estilo, señalando el nacimiento de una técnica pianística más íntima y delicada", para seguir buscando sobre este nuevo estilo cómo puedo buscar otras composiciones de Debussy. Por ejemplo, ¿buscar las composiciones desde 1904?

    Muchas gracias por tu trabajo y dedicación.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Roderer: Bueno, muchas gracias por la fidelidad al blog. Y bueno, los nuevos caminos no nacen de un día (o de un año) para otro, pero yo diría que es durante la década de 1910 cuando Debussy entra en una nueva etapa, que va a conducir, por ejemplo, a los Preludios, de 1907 y, desde luego, el Libro II, de 1910. Pero tb es cierto que ya existían, por decir algo, Reverie, de 1890!, o el popular Claro de Luna, del mismo año, tan soñadores y evocadores como la produción posterior. Pero en cuanto a técnica intimista, creo, es en los Preludios donde plasma su producción pianística madura. Saludos, Roderer, espero haberte sido de alguna ayuda y muchas gracias por el entusiasmo, y el comentario.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.