miércoles, 30 de mayo de 2018

Satie: "Embriones disecados", para piano


El ocurrente e ingenioso Erik Satie no obtuvo el reconocimiento de sus pares (o algo que se le pareciera) sino hasta pasados los cuarenta años. Y en ello tuvo una participación especial su colega y amigo Maurice Ravel. En 1911 el autor del célebre Bolero organizó en París un concierto monográfico con obras de Satie. Fue la única ocasión en que el público parisino asistió a una velada enteramente dedicada a obras del autor, el mismo que hacía veinte años había asombrado a unos pocos y desconcertado a otros con sus hoy célebres Gymnopédies.


De ahí en adelante, su música para piano solo adquirió gran empuje. Y aunque hacía rato había superado su etapa "cabaretística", no había olvidado su sentido del humor. Durante 1912-13 vieron la luz una serie de composiciones humorísticas que tituló de manera algo descabellada, agregando a la partitura comentarios para el intérprete y, de pasada, ignorando las líneas de división del compás. De esa época son, por ejemplo, Dos Preludios para un perro, Descripciones Automáticas y Embriones disecados.

Embriones disecados, para piano (1913)
Con apenas seis minutos de duración, conforman la pieza tres secciones de título aún más extravagante, tomados de denominaciones de seres invertebrados con los que Satie se topó en una enciclopedia escolar. Es decir, de embriones, disecados o no, aquí no hay noticia.

Lo que sí se encuentra son "citas" a obras de otros autores. La segunda pieza contiene una cita a Chopin. En los "comentarios" para el intérprete se lee: "Y entonces todos se pusieron a llorar (cita de la célebre mazurka de Schubert)". Hasta donde sabemos, Schubert jamás escribió una mazurka (para no hablar de una célebre). La cita verdadera es al Interludio de la Marcha Fúnebre (Sonata en Si♭ menor), claramente no de Schubert sino de Chopin, con el que Satie juega por un par de compases.

Y como de costumbre, en la partitura no faltan las "indicaciones de carácter" con las que el autor desbancó las indicaciones de tempo y expresión habituales, reemplazándolas por, digamos: Ligero como un huevo - Como un ruiseñor con dolor de muelas - Moderadamente, le ruego - Un poquito cálido, y similares.

Secciones
00:00  d'Holothurie
02:13  d'Edriophthalma (3:02, comienza la "cita" a Chopin)
04:42  de Podophthalma

La versión es de la pianista ucraniana Dina Pisarenko, durante un paréntesis en el ensayo o grabación de otra obra, con orquesta.


    Amigo visitante:
    Si te ha gustado el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes, o lo recomiendas en Google con un cómodo clic

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.