sábado, 3 de marzo de 2018

Beethoven: Sonata No 5, opus 10 No 1


Tras abandonar Bonn, e instalado en Viena desde noviembre de 1792, Beethoven publicó allí sus primeras tres sonatas para piano en el año 1796. Hacía apenas tres años que en la Francia revolucionaria habían caído las cabezas de María Antonieta y Luis XVI pero en la Viena monárquica la música era todavía fresca y ligera. Faltan algunos años para el surgimiento de la Sinfonía Eroica y la perecedera dedicatoria a Napoleón. Mientras tanto, Beethoven trata de tomar Viena por asalto, procurando hacerse un nombre como virtuoso del piano e imbatible improvisador.


El Opus 10
Son buenos años para el maestro. En 1798 publicará otras tres sonatas, como Opus 10, siguiendo la tradición de agrupar las obras de cámara en múltiplos de tres, usanza que había abandonado con la Sonata No 4, pieza única del Opus 7. Retomará también la sana costumbre de dedicar las obras a sus padrinos o tutores, o a sus esposas.
El Opus 10 está dedicado a Anna Margarette von Browne, esposa de un diplomático ruso en Viena y, para la época, uno de sus más conspicuos bienhechores. Beethoven es, por el momento, un músico free-lance que recibe estímulos monetarios por crear música para una sociedad vienesa que, en sus propias palabras anotadas en un día de furia, "solo piensa en reír, beber y danzar".

Sonata No 5 en Do menor - ¿la pequeña Patética?
Algunos estudiosos han querido ver en la pieza una suerte de "ensayo" para las sonatas posteriores. Precisamente para la única sonata del opus siguiente, la bastante más notable y popular Sonata Patética. Y le han llamado, muy sueltos de cuerpo, "la pequeña Patética". Es cierto que ambas están escritas en Do menor, y comienzan atacando, forte, el mismo acorde. Ahora, como esto asoma un poco débil, agregan en lenguaje de expertos su coincidencia en "poder dramático" y la presencia de "similares contrastes dinámicos"... Mucha teoría para enaltecer una obra del primer periodo de Beethoven, simplemente más amable y menos tormentosa que la obra posterior en el género, lo que no resta un ápice a su genialidad.

Movimientos:
Con poco menos de veinte minutos de duración, está estructurada en los tres movimientos habituales.
00:00  Allegro molto e con brio
06:03  Adagio molto (uno de los movimientos lentos más bellos del maestro)
14:32  Finale: Prestissimo

La versión es de Daniel Barenboim, con ocasión de la integral de las sonatas de Beethoven, en Berlín, año 2005.



Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes, o lo recomiendas en Google con un cómodo clic

2 comentarios :

  1. Hola Dago. La sonata es linda pero en mi opinión no está a la altura de otras creaciones posteriores de Beethoven en el genero. Al escucharla se nota que el maestro aun estaba madurando su estilo. Es verdad que la obra ya apunta a una sensibilidad romántica por su patetismo pero todavía es una obra juvenil.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Daniel: Sí, pues. Es una sonata del primer periodo. Saludos y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.