viernes, 12 de abril de 2013

Shostakovich: Interludio - Preludio y fuga



Música "pornofónica"
Pese a las encontradas valoraciones que su figura suscita, Joseph Vissarionovich Dzhugashvili, llamado Stalin, era un tipo bastante ingenioso. Fue el inventor del genial neologismo "pornofonía", y lo usó por primera vez para referirse a una ópera del compañero compositor Dmitri Shostakovich, luego de asistir a su representación en el Teatro Bolshoi, recinto que abandonó esa noche visiblemente disgustado.

La obra de marras era Lady Macbeth del distrito de Mtsenck, ópera en cuatro actos que Dmitri había estrenado casi simultáneamente en Leningrado y Moscú, en enero de 1934. Cuenta la historia de una mujer que en la Rusia del siglo XIX tiene un lío amoroso con un sirviente de su marido, lo que la lleva a cometer un crimen. 

Dmitri Shostakovich (1906 - 1975)
La obra obtuvo un éxito clamoroso y estuvo dos años en cartelera, hasta que a Joseph Vissarionovich Dzhugashvili se le ocurrió asistir a la première en el Bolshoi, la noche del 26 de diciembre de 1935. Al día siguiente Pravda publicó un editorial titulado "Caos en vez de música"; los calificativos iban desde "animalmente realista" hasta "concierto de aullidos". El texto cerraba con estas palabras:
"...no basta con emborronar páginas. Este autor tiene que saber que la música teatral debe evocarnos la gran ópera tradicional, y que la música sinfónica ha de ser clara y explícita, simple y directa".
En apenas días, la obra pasó de obra maestra a invención reprobable. Tempestuosos debates se produjeron al interior de la Unión de Compositores soviéticos, en presencia de Dmitri, que permanecía, afligido, en un rincón de la sala. La obra se retiró de cartel a principios de 1936.

Algo parecido a una rehabilitación asomó al año siguiente, luego que Dmitri estrenara su Quinta Sinfonía. Ese mismo año fue nombrado profesor de composición en el Conservatorio de Leningrado. El trabajo creativo debía esperar un poco, era necesario hacer una pausa.

Interludio de Lady Macbeth
La ópera completa dura dos horas y media. Presentamos aquí un Interludio, escrito para acompañar los cambios de escenario. Es más accesible que el resto de la obra y no contempla ningún trozo pornofónico. No alcanza a durar dos minutos; el resto son aplausos.


Preludio y fuga N° 15
Entre los años 1950-51, próximo a cumplir los cincuenta años, Shostakovich publicó sus 24 Preludios y Fugas, en reconocimiento de la obra homónima incluida en El Clave Bien Temperado de Johann Sebastian Bach. Había abandonado por completo la música pornofónica y decidido rendir un homenaje a la maravilla del barroco.
En versión del pianista de origen chino Sheng Cai, se presenta aquí el novedoso Preludio y Fuga N° 15 en re bemol.


Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes, o más sencillamente, lo recomiendas en Google con un cómodo clic

2 comentarios :

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.