lunes, 1 de abril de 2013

Mozart: Sonata en Re mayor, K. 311



Tras conseguir el permiso del arzobispo Colloredo que lo libraba del servicio en la corte de Salzburgo, Wolfgang Amadeus Mozart emprendió viaje con su madre hacia París, el 23 de septiembre de 1777. En el camino visitaron Munich, Augsburgo y Mannheim, ciudades en las que el músico salzburgués de veintiún años hizo lo posible por ser admitido como compositor de corte. Algunas veces pensó que lo lograba y así se lo hacía saber a su padre por carta, quien le respondía molesto que dejara de hacer el ingenuo y que no olvidara que el propósito y destino final de su viaje era París.

Mozart en Mannheim, 1777 - 78
Pero Mozart había quedado encantado con Mannheim. Allí había llegado con su madre el 30 de octubre y allí los pilló el invierno de modo que el proyecto de continuar viaje hacia París tuvo que ser postergado, retraso que a Mozart no le vino mal porque antes de que finalizara el año ya formaba parte activa en la vida musical de la ciudad. Hizo gran amistad con varios músicos aunque improductiva si se piensa en el fin último, llegando incluso a establecer una sólida relación con el director de la orquesta de Mannheim, el konzertmeister Christian Cannabich, que siempre andaba algo volado y de quien solo podía esperar vagas promesas que no conducían a ninguna parte.

Aloysia Weber
Leopold, el padre, debe enrielarlo nuevamente, por carta. Pero a Amadeus lo han atrapado nuevos asuntos y ha decidido comenzar el nuevo año 1778 enamorándose perdidamente. El nombre de la chica: Aloysia Weber, de quince años, hermosa, de exquisita voz, y futura cantante profesional.

Mozart informó al padre de sus planes: viajará a Italia con los Weber para que Aloysia desarrolle su profesión. Amadeus compondrá para ella, y Aloysia conquistará Milán con su voz encantadora. Un proyecto estupendo.

Leopold recibió la noticia y no se demoró nada en echar agua fría sobre la alocada idea, ordenándole a su hijo partir a París inmediatamente. Le recordó lo endeudado que estaba a raíz del viaje de él y de su madre, le informó que ahora último vestía pobremente y que se estaba alimentando con comida barata.
Wolfgang Amadeus, de veintidós años pero todavía bajo la tutela de su padre, respondió de inmediato: "Saldremos a París dentro de una semana".


Sonata para piano N° 9
El konzertmeister Cannabich tenia una hija, Rosina, de trece años, que tocaba muy bien el piano. Wolfgang compuso una sonata para ella, no se sabe con certeza cuál, pero muy probablemente sea la que escuchamos, la sonata N° 9 en re mayor, K. 311.
La sonata tiene tres movimientos, y su ejecución completa dura alrededor de 15 minutos. Sus movimientos son: Allegro con spirito - Andante con espressione (4:15) - Rondo-allegro (8:37).

La versión es de la pianista surcoreana Jaekyung Yoo.

...............................................................................................................................
Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes en Facebook, o Twitter, o lo recomiendas en Google con un cómodo clic

1 comentario :

  1. Thanks for finally talking about > "Mozart en Mannheim, 1777 - 78" < Loved it!

    Visit my blog: Kindergeburtstag
    Mannheim

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.