domingo, 24 de marzo de 2013

JS Bach: Concierto de Brandeburgo N° 3


Dedicatoria de los Conciertos de Brandeburgo, escrita en francés, por JS Bach

Como él mismo lo confiesa, Bach no se había mostrado muy diligente en cumplir con el pedido del margrave de Brandeburgo, que hacía un par de años le había solicitado le enviara algunas piezas para interpretarlas con los músicos de su corte.
Tal vez ello explique el lenguaje sobrecargado de humildad con que el 24 de marzo de 1721 Johann Sebastian Bach redactó –en francés según la costumbre, la dedicatoria de los Seis Conciertos para diversos instrumentos dirigida a Monseñor Christian Ludwig, Margrave de Brandeburgo (aunque ahorrándose los títulos restantes y escribiendo etc. etc. etc.) y que aquí se transcribe:
"A Su Alteza Real, Monseñor Christian Ludwig, Margrave de Brandenburgo, etc. etc. etc.
"Monseñor:
"Como hace varios años he tenido la fortuna de hacerme oír por Vuestra Alteza Real, en virtud de una orden vuestra, y como yo noté entonces que Vos tomabais algún placer en los pequeños talentos que el cielo me ha donado para la música, y como al despedirme de Vuestra Alteza Real Vos habéis tenido a bien hacerme el honor de mandarme que os enviase algunas piezas compuestas por mí, me he tomado la libertad, según vuestras graciosas órdenes, de ofrecer a Vuestra Alteza Real mis humildes servicios con los presentes conciertos, que he acomodado para diversos instrumentos, rogándoos con toda humildad que no juzguéis su imperfección con el rigor del gusto fino y delicado que todo el mundo sabe que Vos tenéis para las piezas musicales, sino que aceptéis, con benigna consideración, el profundo respeto y la obediencia muy humilde que yo intento testimoniaros con ellos. Por lo demás, Monseñor, suplico muy humildemente a Vuestra Alteza Real que tengáis la bondad de continuar vuestras buenas gracias para conmigo, y que estéis persuadido de que yo no tengo nada tan en el corazón como el poder ser empleado en ocasiones más dignas de Vos y de vuestro servicio, yo que me profeso, con un celo sin igual,
"Monseñor: De Vuestra Alteza Real el humilde y muy obediente servidor, Johann Sebastian Bach.
"Köthen, 24 de marzo de 1721".
Las palabras, altamente condescendientes, son las que correspondian, claro está, al trato de un servidor con una personalidad de la categoría de el margrave: título en español para markgraf, equivalente a marqués.

Concierto de Brandenburgo N° 3

Los seis conciertos que constituyen la colección −que hoy conocemos como los Conciertos de Brandenburgo están escritos para diferentes instrumentos. El tercero de ellos, el más popular de toda la serie, está compuesto para violín solista acompañado de cuerdas y bajo continuo. Articulado en tres movimientos, el segundo, adagio, muestra la particularidad de contar con solo un compás de dos acordes, destinado, al parecer, a la improvisación del solista.
La versión es de la agrupación alemana Orquesta Barroca de Friburgo.

Natural sería suponer que el margrave recibió los conciertos. Lo que no está en duda es que no acusó recibo. Es más, nunca fueron interpretados en su corte. Una grave desconsideración para con el maestro, se diría, pero lo cierto es que el maestro del barroco tampoco se quemó las pestañas para hacer su regalo al margrave: de los que ya tenía escritos escogió seis, les hizo algunos cambios y se los envió acompañados de la considerada dedicatoria que inicia este artículo.


.......................................................................................................................................

Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes en Facebook, o Twitter, o lo recomiendas en Google con un cómodo clic

10 comentarios :

  1. Me encanta Bach !!!!!! que buena interpretación. El tercer movimiento es precioso. Bach suprime el movimiento lento por dos acordes, justamente los necesarios para formar una cadencia frigia y que sirven para preparar la entrada de un movimiento
    rápido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero ¡extraordinario aporte, María Cecilia! Esa era precisamente la idea de Johann, lo recuerdo muy bien. Muchas gracias por tu acertadísimo comentario.

      Eliminar
  2. Es que entre Bach y yo.....aunque mi favorito es Beethoven Y Tchaikovsky y Shostakovich y Gluk, bueno tengo muchos favoritos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué pasa entre Bach y tú, María Cecilia...?
      Te agradezco que me hayas recordado a este niño Gluck, que hasta donde sé, en este blog no se ha dicho una palabra de él. Gracias por comentar.

      Eliminar
  3. Bach es lo mas cercano a Dios que tenemos los hombres...

    ResponderEliminar
  4. Hola, Anónimo: Bellas palabras. Gracias por dejar aquí tu comentario.

    ResponderEliminar
  5. Buen día. De música no se nada, pero desde la dolescencia que me emociona éste concierto. Juan Sebastian y Amadeo (como nombramos a uno de nuestroa hijos) me acercan a Dios.
    Daniel.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Daniel: Así es. No es necesario saber música pa emocionarse con ella. Saludos y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  7. Beethoven supo definir perfectamente a J.S.Bach, como:

    "El Dios inmortal de la armonía"

    Casi nada . Y después al cielo...

    ResponderEliminar
  8. Así es, Unknown. Excelente aporte. Muchas gracias. Saludos.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.