martes, 19 de marzo de 2013

John Cage: 4 minutos y 33 segundos



El filósofo, poeta, pintor, pionero de la música aleatoria y electrónica, y compositor de vanguardia estadounidense, John Cage, no fue el primero en inventar una composición musical que no contuviera ni una sola nota. Antes y después de él, hubo compositores rupturistas que trabajaron el silencio como material musical. Pero, indudablemente, su trabajo titulado 4'33'' es el que ha sobrevivido más tiempo. Más aún, se la considera su obra maestra, y la más controvertida, superando por lejos a otros trabajos que otorgaron al silencio un rol protagonista.

La pieza, de 4 minutos y 33 segundos de duración, como ya se habrá advertido, fue compuesta en 1952, y puede ser interpretada por cualquier instrumento o conjunto de instrumentos, si bien en sus orígenes fue concebida para ser interpretada al piano. Pese a su corta extensión, está estructurada en tres movimientos. Su partitura solo contiene la palabra latina "tacet" que se acostumbra usar para indicarle al músico de orquesta que no se precisa su intervención durante un lapso considerable, por ejemplo, durante un movimiento completo. En este caso, tacet le indica al intérprete que debe guardar silencio por cuatro minutos y treinta y tres segundos.

John Cage (1912 - 1992)
En opinión del propio Cage éste fue su trabajo más importante y con él pretendió mostrar que cualquier sonido o conjunto de sonidos puede ser música, si así lo convenimos. Los cuatro minutos y treinta y tres segundos de silencio están destinados a que el público escuche los sonidos del ambiente mientras se "interpreta" la pieza, sonidos que ni el autor ni el intérprete ni la audiencia están en condiciones de controlar, lo que, desde luego, es una verdad irrefutable.

Existe en la red una versión interpretada al piano, al parecer, por el mismo John Cage, pero es algo antigua y el video de muy baja resolución. El sonido, por lo demás, es deficiente.
He preferido mostrar aquí la versión orquestal de la pieza, que Cage pergeñó algunos años después obedeciendo al entusiasmo que la pieza original despertó en el público y que al compositor le costó sus buenos años de trabajo. Como pocas veces, al finalizar la pieza, el público supo guardar el silencio sobrecogedor que el finale de toda manifestación musical exige. [Agregado 10.11.16 El video original debió ser cambiado por una versión para violín y orquesta, tan conmovedora como la anterior].
A las bondades ya descritas, 4'33'' suma un rasgo característico e inigualable: puede ser escuchada tanto con audífonos como sin ellos.


Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes en Facebook, o Twitter, o lo recomiendas en Google con un cómodo clic

6 comentarios :

  1. Yo he compuesto varias obras similares. No solo para orquesta, tambien para comercio y paisajes campestres.

    ResponderEliminar
  2. Yo dudo entre varias interpretaciones. La que has colocado me resulta sólida y muy musical, aunque a mi entender no tiene en cuenta ciertos matices dinámicos en los que seguramente Cage basó el núcleo de su propuesta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dices verdad. Diversas y variadas son las interpretaciones de esta pieza que no reflejan sino los distintos acercamientos posibles al universo sonoro cageiano, y es muy posible que ésta no lo haya logrado en plenitud. Gracias por tu inteligente y esclarecedor comentario.

      Eliminar
  3. Lo siento siempre he sido un músico mediocre...yo me reiría y destrozaria la pieza...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada impide que te rías... pero pa qué la vas a destrozar... sería como mucho (además que no hay nada que destrozar). Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  4. Esto es lo mismo que cuando corría Forest Gump. Los ignorantes que le siguen son varios.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.