domingo, 13 de noviembre de 2011

Tárrega: "Recuerdos de La Alhambra"



La "guitarra española", tal como la conocemos hoy, recién sumó su sexta cuerda a fines del siglo XVIII. Antes tuvo cinco y también cuatro, y el instrumento se llamaba de otra manera. Permaneció como un instrumento "amateur" desde el siglo XVII hasta principios del XIX, aunque durante ese periodo contó con no pocos virtuosos, entre ellos Gaspar Sanz (alrededor de 1674) y más tarde Fernando Sor (1778-1839).

Sólo a mediados del siglo XIX asomará el desarrollo sostenido del instrumento y la técnica de la "guitarra clásica", gracias a los aportes del compositor romántico español Francisco Tárrega, nacido en Villarreal en 1852 y muerto en Barcelona en 1909. Sus transcripciones de obras de Bach, Mozart, Beethoven y otros compositores constituyen la base del repertorio de concierto para guitarra clásica de nuestros días.

Francisco Tárrega (1852 - 1909)
Y también aportó lo suyo, naturalmente. Una de sus piezas más populares se conoce con el nombre de Recuerdos de La Alhambra, bella y simple melodía inspirada en el complejo palaciego y fortaleza instalada en una colina rocosa en Granada, España, que data de mediados del siglo XIV y que en 1492, con la conquista de Granada por los Reyes Católicos, pasó a ser el palacio real. (Aquí en Santiago de Chile también tenemos nuestro Palacito de La Alhambra, inspirado en el de Granada, en calle Compañía, gracias al talento emprendedor de don Francisco Ignacio Ossa, que amasó una fortuna explotando minas de plata en el norte de Chile. Francisco Ignacio murió en su Palacio en 1864, circunstancia que le impidió seguir disfrutando de él, como es natural).

Recuerdos de La Alhambra exige del intérprete un acabado manejo de la técnica del "trémolo", artificio que consiste en la repetición de una misma cuerda con los dedos anular, medio e índice con el apoyo del pulgar que pulsa una cuerda más baja haciendo su parte en el entramado armónico; la competente ejecución de un trémolo tenderá a que la cuerda repetida semeje una nota sostenida, como puede hacerlo un violín, por ejemplo.
La versión, muy correcta, quizás algo lenta, es del guitarrista de origen coreano Seung Kook.



Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes en Facebook, o Twitter, o lo recomiendas en Google con un cómodo clic

15 comentarios :

  1. Qué belleza, Dago!! Pasé parte de mi juventud escuchando a mi hermana Pía ensayar Recuerdos de La Alhambra, cuando estudiaba guitarra clásica en la Academia de Willo Gamboa. Una pieza linda y, según yo, bien en ritmo. Gracias por el lindo recuerdo, abrazos y nos vemos en el próximo concierto.

    ResponderEliminar
  2. La guitarra es chancaca..., y esta pieza también.

    ResponderEliminar
  3. La belleza de lo simple, no se si "chancaca" lo describe. Hermoso.

    ResponderEliminar
  4. Así es, una pieza simple pero bellísima. Creo que anduve exagerando con "il tempo". Suena bonito, y eso es suficiente.
    Gracias por tu comentario y nos vemos donde Franz.

    ResponderEliminar
  5. Como no pude abrir el video que mostraba este blog, fui directamente a You-Tube a buscar la interpretación,en su lugar encontre una guitarrista que no conocía, Ana Vidovic, quien es casi tan buena como María Sharapova, por lo que se la recomiendo al autor de este blog si desea volver a hablar de la guitarra clásica. Respecto al fanfarrón que comentó antes, le aclaro que las piezas pueden ser interpretadas, tocadas, ejecutadas, perpetradas o ajusticiadas; en esta pieza, las malas interpretaciones son la gran mayoría, incluso en algunos distinguidos interpretes nacionales (prefiero abstenerme de dar nombres). Pero aún para los más aficionados, su ajusticiamiento es un tremendo agrado.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Anónimo:
    Creo conocer a la Vidovic y haber escuchado su versión. Me pareció mejor este señor coreano. Si es tan buena como la Sharapova, como dices, no me la pierdo pa la próxima. (Uno de estos días, hablar que hablar de Villa-Lobos).
    Me preocupa que no hayas podido acceder al video. Por favor, cuéntame si vuelve a suceder.
    Muchas gracias por tu elaborado comentario.

    ResponderEliminar
  7. Así es. Una maravilla del repertorio para guitarra clásica.
    Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  8. bellisima obra mas que brillante espero algun dia poder tocarla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Según Camille Saint-Saens, todo es posible de tocar si se sigue el siguiente procedimiento: Primero, hay que tocar lento. Después hay que tocar un poco más lento. Finalmente, hay que tocar mucho más lento todavía. Saludos y espero que te resulte.
      Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  9. Hermoso Dago¡¡gracias por tu paz-ciencia¡¡ un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Acabo de estar en Granada y visité La Alhambra. Me pareció raro que en ninguna parte del Palacio, ni en la tienda de recuerdos, ni en las tiendas para turistas de Granada, se hiciera referencia a la obra de Tárrega. Ni una sola grabación! Hay algo que no sabemos? Es cierto lo que se comenta que en realidad Tárrega le puso ese título a su obra en alusión al Bar La Alhambra donde se solían reunir?

    ResponderEliminar
  11. Hola, Anónimo. Interesante tu nota. Uno pensaría que al ingresar al palacio, hasta podría ser recibido por la música de Tárrega, mientras pasea por sus dependencias. Veo que no es así... en todas partes se cuecen habas. Googleando por ahí, me encontré con información sobre uno de los más tempranos manuscritos del famoso trémolo, si no el primero. Está dedicado a una señora Conchita, con el título "Improvisación. ¡A Granada! Cantiga árabe", con las siguientes palabras:
    "Ya que no puedo ofrecer a V. ofrenda de más valía en el día de su Santo, acepte ésta mi pobre nota poética, impresión que sintió mi alma ante la grandiosa maravilla de La Alhambra de Granada que juntos admiramos. Francisco Tárrega".
    Si el compositor era un hombre honorable, la leyenda del bar habrá que dejarla así, como leyenda.
    Saludos, Anónimo, y muchas gracias por dejar aquí tu novedoso comentario. Haré mi reclamo formal cuando visite Granada.

    ResponderEliminar
  12. Ana vidovic..gran guitarrista ejecuta el tremolo con el dedo medio y el indice y no usa el anular.....pepe romero es el que mejor la interpreta...

    ResponderEliminar
  13. Hola, Anónimo. No sabía lo de la Vidovic. Gracias por el dato. Romero no está en youtube, me parece. Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.