lunes, 2 de febrero de 2015

Robert Schumann: "Kinderszenen" - Escenas infantiles



En la primavera de 1838, Robert Schumann, de 28 años, se encontraba justo en medio de su accidentado y extenso noviazgo con Clara Wieck, nueve años menor. No obstante su juventud, Clara ya era una notable pianista aclamada internacionalmente, que pasaba buena parte del año en gira, de modo que el noviazgo hubo de desarrollarse principalmente por carta. El último tour, comenzado en octubre del año anterior ya iba para cinco meses. A Robert le parecía interminable, pero llenó el vacío de la espera con intenso trabajo. En marzo de ese año le escribió a Clara:
"He estado a la espera de tu carta, y entretanto he llenado varios cuadernos con piezas... Recordé que una vez dijiste que a menudo veías en mí a un niño, y de pronto me sentí inspirado y pude despachar alrededor de 30 pequeñas piezas muy pintorescas... Seleccioné varias de ellas y las titulé 'Escenas Infantiles'. Las disfrutarás, aunque deberás olvidar que eres una virtuosa cuando las toques."
Escenas Infantiles 
Clara Wieck (1819 - 1896)
Efectivamente, el pequeño conjunto de miniaturas, Kinderszenen, no opone grandes dificultades técnicas a su interpretación, aunque claramente no han sido escritas para que los niños se ejerciten con ellas.

De las 30 piezas referidas, Schumann escogió trece para integrar esta sencilla "suite" que, al decir de los estudiosos, constituye un tributo a los recuerdos y sentimientos de la infancia desde una perspectiva de adulto; miniaturas que –habida cuenta de la atribulada alma de Schumann– llevaron a un joven Julio Cortázar de 24 años a señalarlas como "un rayo de sol en la atormentada atmósfera de su arte".

Luego que la obra estuvo definida, Schumann adosó a cada trozo un título, que no tiene otro objeto que sugerir al intérprete, sutilmente, su carácter.
Con la popular Träumerei como la pieza N°7, los trece trozos son:

00:40 Von fremden Ländern und Menschen (Extraños países y personas)
02:29 Kuriose Geschichte (Un cuento divertido)
03:41 Hasche-Mann (El hombre del saco)
04:12 Bittendes Kind (El niño mimado)
05:07 Glückes genug (Bastante feliz)
06:08 Wichtige Begebenheit (Un acontecimiento importante)
07:13 Träumerei (Ensueño)
10:05 Am Kamin (En la chimenea)
11:08 Ritter vom Steckenpferd (Caballero en caballo de madera)
11:48 Fast zu ernst (Un poco serio)
13:25 Fürchtenmachen (Espantoso)
15:01 Kind im Einschlummern (Niño adormecido)
16:57 Der Dichter spricht (El poeta habla)

La versión es del pianista estadounidense Eric Zuber, durante su presentación en el concurso Arthur Rubinstein International Piano Master Competition, Tel-Aviv, año 2011.


Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes en Facebook, o Twitter, o lo recomiendas en Google

2 comentarios :

  1. Dago, me quedo en tu blog.Definitivamente es este uno de esos estupendos espacios en que uno puede estarse toda la mañana. Y es que en muchos casos, tan fascinantes son las piezas de música como las circunstancias que llevaron a crearlas. Al enamorado Robert Shumann debió resultarle, en efecto, desoladora la espera de la hermosa Clara, tan desoladora como inspiradora. A ella le debemos esta treintena, de títulos y armonías cautivadores.
    Gracias, un saludo.
    Setefilla.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Setefilla: Muchísimas gracias por tan alentadoras y bellas palabras. Schumann y yo te lo agradecemos. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.