jueves, 4 de enero de 2018

Paganini: Sonata para guitarra y violín


No todo el mundo parece estar enterado pero Niccolo Paganini, el virtuoso del violín más brillante del siglo XIX, fue también un talentoso guitarrista. No por casualidad en el marco de su obra de cámara –algo olvidada, es cierto– las piezas compuestas para guitarra alcanzan una suma considerable. De los cinco opus publicados en vida, anotemos que solamente el
No 1, el que contiene los 24 Caprichos por cierto, no incluye a la guitarra.


Según artistas contemporáneos que lo conocieron, el maestro italiano consideraba que no valía la pena presentarse en los escenarios también como guitarrista. Con el violín tenía de sobra. Además, su fisonomía, su altura, delgadez, manos huesudas y piernas largas favorecían el aura sobrenatural que lo rodeó de manera mucho más eficaz si permanecía de pie con el violín que sentado con una guitarra entre las piernas.

Obra para guitarra
La obra para guitarra sola de Paganini incluye ni más ni menos que 37 sonatas y cinco sonatinas. Pero las hay también con violín acompañante. De estas últimas, las más conocidas e interpretadas hoy son la Grand Sonata en La mayor, opus 35, y la Sonata Concertata en la misma tonalidad, opus 61, compuesta ambas alrededor de 1805 aunque publicada la última recién en el siglo veinte, en 1955.

"Sonata Concertata" per chitarra e violino, op.61
Obsérvese que el título original establece que la sonata está escrita para guitarra y violín, en ese orden. Con todo, en el tercer movimiento, el más vivo, el violín adquiere cierto protagonismo.
La pieza dura menos de catorce minutos pero contempla los tres movimientos estándar de la época:
01:00  Allegro spiritoso
08:35  Adagio, assai espressivo
11:58  Rondó: Allegretto con brio - Scherzando

La versión es del guitarrista estadounidense Eliot Fisk acompañado de la violinista italiana Chiara Morandi.


Amigo visitante:
Si te ha gustado el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes, o lo recomiendas en Google con un cómodo clic

3 comentarios :

  1. Los que conocen solo al Paganini grandilocuente y virtuosistico de los conciertos tendrían que escuchar sus Centone di sonate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas sonatas nos muestran un Paganini diferente, más pródigo de melodías entrañables que de virtuosismo gratuito.

      Eliminar
  2. Hola, Daniel: Lo mejor de todo es que hay Paganini para todos los gustos. Saludos y gracias por el comentario.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.