lunes, 10 de noviembre de 2014

Chopin: Concierto para piano N° 1



Cuando Chopin se estableció en París, en 1831, hacía seis años que había hecho lo mismo el pianista de origen alemán, profesor y fabricante de pianos Friedrich Kalkbrenner quien, luego de una larga temporada en Londres como pianista y hombre de negocios, había recalado en la ciudad luz, centro de la actividad musical europea de entonces, con el cartel de "el mejor pianista de Europa", confeccionado por él mismo. Chopin, de veintiún años, recién llegado, acudió a él por consejos y contactos. Kalkbrenner ofreció convertirlo en un virtuoso consumado en el plazo de tres años, si tomaba lecciones con él.

Cierto es que Chopin no había tenido hasta entonces propiamente un profesor de piano. Quienes le dieron las herramientas básicas fueron sus profesores en Varsovia, pero uno era violinista y el otro compositor. Así que no sorprende que escribiera entusiasmado a sus padres y hermanas que pensaba quedarse en París "unos tres años", precisamente el plazo sugerido por Kalkbrenner. Pero el entusiasmo por su potencial maestro fue decayendo a la par que con las armas que ya poseía deslumbraba a los asistentes a las veladas parisinas donde era invitado a tocar. Finalmente, Chopin resignó el apoyo de Kalkbrenner pero lo distinguió con la dedicatoria de su Concierto en mi menor, cuando fue publicado, en París, en 1833.

Retrato de Chopin joven,
por Ary Scheffer
Era el segundo concierto para piano que Chopin escribía, pero el primero en publicarse. Por ello, el editor le asignó el N°1. El primero había sido el Concierto en fa menor, que se publicará tres años más tarde, en 1836 y, consiguientemente, será designado como el N°2.
Ambos fueron compuestos en Varsovia, cuando Chopin tenía entre 19 y 20 años, y tuvieron su estreno con ocasión de las numerosas veladas organizadas para despedir al virtuoso joven que abandonaba Varsovia con la idea de estar fuera quizá "unos tres años", pero que jamás regresaría.

Concierto N° 1 en mi menor, opus 11
No han faltado, ni entonces ni ahora, las opiniones acerca de la debilidad, o el escaso ingenio o brillantez de la orquestación chopiniana. Poco interesante, es la imputación más común. Sucede que el joven autor no tiene como modelos el concierto beethoveniano, o mozartiano, sino el de sus contemporáneos, menos notables (Hummel, Hiller, o el mismo Kalkbrenner), en que el piano es abiertamente el protagonista, con la orquesta en un plano secundario, encargada de la exposición inicial de los temas y de subrayar los momentos de gran expresividad en apoyo al solista. En lo que todos coinciden es que la escritura pianística no tiene igual.

Movimientos
Son tres, los típicos del periodo:
00       Allegro maestoso
20:54  Romance. Larghetto
30:38  Rondo. Vivace

La versión es del pianista ruso Evgeny Kissin, acompañado por la Orquesta Filarmónica de Israel, conducida por el maestro indio Zubin Mehta.



Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes en Facebook, o Twitter, o lo recomiendas en Google con un cómodo click

14 comentarios :

  1. Orquestación simple decían... pero yo veo un acompañamiento muy adecuado, Grande Chopin, magnífico concierto.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, Andrey. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Este hermoso concierto,nos indica que,Chopin, era realmente un hombre romántico por excelencia y sus manos hablan desde el corazón.
    Este concierto lo demuestra en sus dos movimientos iniciales. En mi opinión es el más romántico de los pianistas del pasado. Su salud no lo acompaño y por eso murió a los 39 años.

    ResponderEliminar
  4. Así es, Pedro. Gracias por dejar tu comentario aquí. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Tengo este concierto en cd y lo escucho hace muchos años, una de las melodías del primer movimiento es cautivadora yo siempre detengo y retrocedo el disco para escucharla de nuevo, es un movimiento bastante difícil de tocar el primero, el segundo es una efusión lírica espléndida y el tercero es una verdadera Tour de force para el pianista. También me gusta el movimuento lento del segundo concierto.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Daniel: Gracias por tu comentario. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Entiendo que las versiones modernas consideran orquestaciones mejoradas por otros músicos?

    ResponderEliminar
  8. Hola, Unknown: No que yo sepa. No sería de buen gusto enmendarle la plana a Chopin, por mucho que se piense que como orquestador era mejor pianista. Saludos y muchas gracias por la inquietud y comentario.

    ResponderEliminar
  9. Fréderic Chopin es el mejor pianista romántico del mundo. Gracias Chopin por tu música tan perfecta

    ResponderEliminar
  10. Hola, Anonimo: Muchas gracias por tu comentario. Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Hola, Patricia: Gracias por el comentario. Saludos.

    ResponderEliminar
  12. El concierto más bello jamás escrito. No me canso de escucharlo desde que lo descubrí en mi infancia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Hola, Andoni: Yo lo escuché más mayorcito. Me pasé un buen tiempo enamorado de sus trabajos (los estudiaba) más breves. Un saludo y muchas gracias por dejar aquí tu comentario.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.