jueves, 13 de noviembre de 2014

Addinsell: "Concierto de Varsovia"



Dangerous Moonlight se llamó la película. En ella, un pianista polaco y piloto de guerra circunstancial se ve atrapado en medio de la "Batalla de Inglaterra" durante la Segunda Guerra Mundial. La banda de sonido del film británico de 1941 incluiría originalmente, sin más trámite, el romántico Concierto N° 2 de Rachmaninof, estrenado hacía cuarenta años y que desde entonces había cautivado al público por su singular belleza. Pero los derechos de autor entorpecieron la iniciativa y los productores debieron optar por una pieza de concierto "original" aunque en la vena de Rachmaninoff, más precisamente, en la vena de su segundo Concierto.

Richard Addinsell (1904 - 1977)
La composición de tal obra recayó en el compositor Richard Addinsell, nacido en Londres en 1904 y que ya tenía a su haber, sin contar las piezas para teatro, la música incidental de un buen número de películas, entre ellas la taquillera Adiós Míster Chip, de 1939.

"Concierto de Varsovia"
Addinsell respondió con la pieza para piano y orquesta titulada Concierto de Varsovia, música incidental de la película a la vez que la obra que el protagonista, Stefan Radetzky, está componiendo para ser interpretada en medio de la trama.

Por cierto, la obra está escrita "en el estilo de Rachmaninof" y algo más, pues ha pedido prestado abiertamente a éste uno que otro trozo del Concierto N° 2, amén del espíritu, la calidez y la ternura. Es lo que los británicos necesitaban en 1941, y lo que Addinsell fue capaz de entregar con suma habilidad, abriendo paso a la moda de incorporar partituras "al estilo de la música clásica" en muchas películas posteriores, aunque ninguna con resultado más memorable que la de Addinsell.

Desde luego, el bello y profundamente romántico Concierto de Varsovia no es un concierto en el sentido habitual del término. Dura menos de diez minutos y tiene un solo movimiento. Aunque sí lo es el concierto que el protagonista de la película compone a través de la trama, pues una toma que captura un cartel anunciando la obra se encarga de señalarnos que tiene tres movimientos. La magia del cine.

La versión es del pianista húngaro Laszlo Kovacs, acompañado por la agrupación húngara Miskolc Symphony Orchester, a la que también conduce.



...................................................................................................................

Si te gustó el artículo, compártelo en Facebook, o Twitter, o recomiéndalo en Google

18 comentarios :

  1. Magn{ifica interpretación de Kovacs, me emociona este concierto. Quiero a mi nieto interpretándolo. Felicitaciones porque detrás de estos 10 min.existió una ejemplar disciplina, perseverancia y amor por la música. Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Anónimo: Gracias por dejar aquí tu comentario. Y qué bien por tu nieto. Que así sea. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. ES BELLÍSIMO !!!!! NO ME CANSO DE ESCUCHARLO !! LO RECOMIENDO !

    ResponderEliminar
  4. Hola, Anónimo: Así es. Muchas gracias por tu entusiasta comentario!!

    ResponderEliminar
  5. Excelente versión. Llegué recién al blog por este concierto. Ahora voy a explorar otras entradas.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Javier. Muchas gracias por tus palabras. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Es un concierto precioso, y aunque no posea los tres movimientos de rigor, considero que es una composición de gran calidad y su música es realmente hermosa y muy descriptiva. Sin duda, hay mucho de la esencia de Rachmaninov en ella. A pesar de haber escuchado este concierto infinidad de veces a lo largo de mi vida, siempre logra emocionarme.
    La versión de Laszlo Kovacs es fantástica. Gracias por subirla y hacer que de nuevo esa música me llegue al alma.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Manieves: Tienes toda la razón. Y razón también tenían quienes decidieron el carácter de la banda de sonido. El resultado es impresionante, una música "en la vena" de Rachmaninof, tan melodiosa y cautivante como su célebre Concierto 2, que cumplió y superó todas las expectativas. A Addinsell se lo debemos. Y todavía emociona, por supuesto. Muchas gracias, Manieves, por dejar aquí tu cálido comentario. Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. En más Cincuenta años. Este concierto sigue siendo uno de mis preferidos. El otro es el Amor Conyugal (Edward Gree) interpretado por Alice Sara Ott. Y esa es una de las mejores interpretaciones. para mi son tocadas por los dioses. Disculpen el apasionamiento- Los Amo

    ResponderEliminar
  10. Hola, Unknown: Gracias por tu comentario. Y tienes razón. Alice es una excelente intérprete del concierto de Grieg. Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Es un concierto fascinante. Nunca me canso de escucharlo. Me parece que encasillarlo como romántico es poco, aunque sea cierto. Es uno de los conciertos que escapan a las denominaciones y clasificaciones. Es intemporal y universal. Si yo tuviera que hacer un viaje por el espacio sideral, con garantía de volver a la Tierra,¡claro!, me lo llevaría para gratificar mis momentos de descanso.

    ResponderEliminar
  12. Jorge David: Quizá hiciera yo lo mismo. No es mala idea. Gracias por tu simpático y ameno comentario. Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Hace mil años que lo oìa...hace bastante que lo escucho y cada vez con mayor pasiòn, dice tanto!!!. Es inevitable estremecerme porque activa todos mis sentidos tanta inspiraciòn y sentimientos volcados sobre las teclas. Soy un melòmano empedernido aunque hay piezas musicales, a veces sin distinciòn de gènero me abrazan y me dejo sostenerme por acordes con los que me acuesto, paseo en mis siestas y son el remanso preambular ante cada pensamiento, como si fuera una dulce caricia, casi siento que este concierto me acompaña desde siempre y allì està con el traspaso de mis años acomodado en mi ser. Gracias por compartirlo.Abrazo las almas que lo retransmiten.

    ResponderEliminar
  14. Hola, Alfredo: Hermosísimo comentario, Alfredo. Lo agradezco inmensamente. Muchas gracias por el comentario y por el abrazo a las almas que "lo retransmiten". Te devuelvo gustoso el abrazo de alma. Saludos.

    ResponderEliminar
  15. De las artes clasicas,creo que la musica es la que mas transmite,sacude y se mete en el alma,despertando las emociones humanas mas sensibles.Este concierto en particular tiene esa caracteristica que el autor logro concebir para despertar dichas emociones.Soy un ferviente admirador de lo que el ser humano es capaz de alcanzar con las notas musicales.

    ResponderEliminar
  16. Hola, Fernando: Muchas gracias por tu emotivo comentario. Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Gracias. Muchas gracias. Y ojalá pueda volver a escuchar la versión interpretada por Valentina Lisitza. Saludos!

    ResponderEliminar
  18. Hola, Alfredo. Gracias a ti. No sabía de la versión de V. Lisitsa. Gracias por la info y el comentario. Saludos.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.