lunes, 31 de marzo de 2014

JS Bach: Concierto para dos violines



"El amable príncipe Leopold me regaló la corona de novia y tomó parte en la fiesta de nuestra boda con gran placer, ya que ocho días después había de conducir al altar a la encantadora princesa de Anhalt-Bernburg".
Son palabras de Anna Magdalena Bach, segunda esposa de Johann Sebastian, luego de la celebración de su matrimonio el 21 de diciembre de 1721 en casa de Bach, a la que 'el amable príncipe' asistió de buen grado. La 'encantadora princesa', efectivamente, será desposada por el príncipe la semana siguiente, pero no resultará tan encantadora como Anna Magdalena supuso, en el arrebato del momento.

Leopold von Anhalt-Köthen
(1694 - 1728)
Calvino versus Lutero
Johann Sebastian había accedido cuatro años antes a la provinciana corte de Anhalt-Köthen, regida por el príncipe Leopold, nueve años menor que Bach y gran aficionado a la música, amén de excelente cantante e intérprete de violín, clave y viola da gamba. Aunque desde 1595 la religión oficial del principado era la calvinista, el príncipe había sido educado por su madre en la más ortodoxa fe luterana, de modo que la capilla musical que logró conformar se orientó casi exclusivamente a la producción de música profana pues la religiosa –calvinista– estuvo poco menos que excluida.
No obstante la profunda religiosidad de Bach, estas circunstancias le fueron favorables, pues permitieron su dedicación casi exclusiva a la creación de música instrumental, incorporando a su catálogo las obras quizá más célebres en el género, nacidas durante su permanencia en Köthen. Retribuido, además, con una excelente remuneración, todo iba como miel sobre hojuelas para Johann Sebastian hasta que llegó la encantadora princesa.

Federica Henrietta von Anhalt-Köthen
(1702 - 1723)
La "amusa"
Según cuenta Anna Magdalena, después del matrimonio, Bach había decidido pasar el resto de sus días con ella en Köthen. Pero nadie esperaba que la princesa Federica Henrietta de Anhalt-Bernburg, prima de Leopold, devenida ahora en Federica Henrietta de Anhalt-Köthen, fuese a dejar al descubierto, a poco andar, una faceta de su personalidad muy poco atrayente. La princesa era absolutamente a-musical. En palabras del propio Bach, era "amusa", indiferente si no enemiga, de la música y de cualquier otra forma de cultura. Como si ello fuera poco, logró atraer a su modus vivendi a su esposo, alejando al apasionado melómano Leopold de sus músicos y, cómo no, de su kapellmeister Bach.
Johann Sebastian arrancará de esta "atmósfera fría" donde "ya no hay lugar para un músico" en 1723, en dirección a Leipzig. Aunque quizá el maestro se apresuró un poco porque la pobre Henrietta morirá ese mismo año, cumplidos apenas los 21. (Leopold le seguirá poco después, en 1728, días antes de cumplir 34 años.)

Producción del periodo - Concierto para dos violines
Como ya se anotó, los seis años que pasó Bach en la pequeña corte de Köthen fueron extraordinariamente productivos. Aparte de un buen número de sonatas para violín, violoncello y flauta, así como otras tantas suites e invenciones para teclado, de esos años son el primer cuaderno de El Clave bien Temperado, y ni más ni menos que los seis conciertos de Brandenburgo. En música para violín y orquesta, se inscriben los tres conciertos para el instrumento que han sobrevivido, el más célebre de ellos escrito para dos violines, y que aquí se presenta en impecable versión de las solistas Arabella Steinbacher y Akiko Suwanai.



Movimientos
Escrita para dos violines, cuerdas y continuo, la obra es tributaria del modelo italiano en boga, o, más precisamente del modelo vivaldiano, con su estructura en tres tiempos rápido-lento-rápido y el habitual diálogo entre solistas y orquesta. Aunque ante la necesidad de destacar la habilidad de los solistas, Bach redujo aquí sustancialmente la contribución de la orquesta de cuerdas, lo que se hace patente en el largo, donde todo el protagonismo queda a cargo de los dos solistas para configurar uno de los movimientos lentos más sublimes de Bach.
00        Vivace
03:54   Largo ma non tanto
10:29   Allegro

La obra ha hecho aparición como música incidental en un buen número de películas. Por cierto, Woody Allen no estuvo ajeno a la tendencia al incorporar el Primer Movimiento en su filme de 1986, Hannah y sus hermanas.

........................................................................................................................................

Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes en Facebook, o Twitter, o lo recomiendas en Google con un cómodo clic

6 comentarios :

  1. Muy bien dicho. Gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  2. es de las cosas mas hermosas que hè oido jamas

    ResponderEliminar
  3. Hola, Anónimo: Gracias por dejar tu sentido comentario aquí. Gracias y saludos.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.