martes, 8 de mayo de 2012

Verdi: Rigoletto - "Caro nome"



No fueron pocas las dificultades que Giuseppe Verdi tuvo que sortear antes del estreno de su ópera Rigoletto en el teatro La Fenice, en 1851. La obra teatral sobre la cual está inspirada pertenece a Victor Hugo. Con el título Le Roi s'amuse, la obra ponía en escena a un rey seductor cínico e inmoral, y por lo mismo, llevaba veinte años prohibida en Francia y continuaría así por otros treinta más. Pese a que era el mismo teatro La Fenice el que había solicitado a Verdi una nueva obra, parecía difícil poder representarla en Venecia, debido a la censura.

Con mucha prudencia, Verdi y su libretista, Francesco Maria Piave, se trasladaron a Busetto, ciudad natal de Verdi, para trabajar fuera de la vista y oídos de los censores. No sirvió de mucho porque tres meses antes del estreno, la censura llegó hasta allá en formato carta:
"El Gobernador militar de Venecia, señor Gorzowsky deplora que el poeta Piave y el célebre músico Verdi no hayan sabido escoger otro campo para hacer brotar sus talentos que el de la repugnante inmoralidad y obscena trivialidad del libreto titulado La maledizione. Su excelencia ha dispuesto pues vetar absolutamente la representación... y se advierte abstenerse de cualquier ulterior insistencia al respecto."
Uniendo seso, cordura y sabiduría con buena voluntad, Giuseppe y su libretista decidieron hacer algunas modificaciones al libreto. Partiendo por el título, que se cambió a Rigoletto (del francés rigoler - reír), luego el rey de Francia pasó a ser un duque que gobierna Mantua (el ducado de marras ya no existía), y como más vale pasarse que quedarse, el duque pasó a formar parte de la familia Gonzaga, de la cual nadie se acordaba pues se había extinguido en Italia hacía ya muchos años. El censor aprobó la representación.

Caro nome
El aria pertenece a la escena II del acto I. La chica engañada (siempre hay una), de nombre Gilda, hija del bufón Rigoletto, acaba de conocer en la iglesia a un joven formal, circunspecto y respetuoso, de quien se enamora y que se ha identificado como estudiante, estudiante pobre para más señas. En realidad, se trata del cínico y malvado duque. Gilda canta rememorando el nombre falso que éste le ha dado: Gualtier Maldé. Caro nome (querido nombre), le dice, para colmo.
Canta la soprano rusa Ekaterina Bakanova, en una representación en Austria para el Opera Festival de St. Margarethen, donde, según se ve, no se escatimaron gastos.


Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes en Facebook, o Twitter, o lo recomiendas en Google con un cómodo clic

2 comentarios :

  1. Preciosa aria, Daguito. De todas formas, dijo la picada, me quedo con el cuarteto magistral de Rigoletto y con nuestras magníficas voces interpretando "Bella figlia dell'amore" en las anónimas calles de Santiago. Besos y abrazos....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dices verdad, querida Queca: Es un aria preciosa pero nada le gana al cuarteto del último acto que, no está demás decirlo, también se puede apreciar en este blog excepcional. Muchas gracias por tu comentario. (Hace tiempo que no recorremos las calles cantando, debiéramos retomar esa sana costumbre).

      Eliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.