viernes, 5 de agosto de 2011

Verdi: "Nabucco" - Coro de los Esclavos



Con el fin de acompañar a los niños que en los años venideros iban a deleitar al mundo con sus obras, Giuseppe Verdi asomó su pequeña humanidad en Roncale, Italia, el año 1813. Entre sus colegas se contaban Mendelssohn, de cuatro años; Chopin y Schumann, ambos de tres; y Franz Liszt, de tan solo dos años.

Pero Giuseppe no va a ser pianista sino compositor de óperas.
Desde la humilde aldea de Roncale, donde sus padres manejaban una pequeña posada y una tienda de comestibles, llegó a Milán en 1832 para proseguir sus estudios mediante una beca conseguida por intermedio de un comerciante mayorista que abastecía el modesto negocio de la familia. Sin embargo, el futuro compositor resultó rechazado en el Conservatorio y debió acudir a la enseñanza privada. Aún así, la estancia en Milán constituirá una experiencia capital en su vida pues es allí donde descubre el mundo del teatro y con ello su verdadera vocación.

El comerciante mayorista Antonio Barezzi había sido uno de los primeros en advertir el talento artístico del pequeño Giuseppe porque, además de comerciante, ejercía el cargo de presidente de la Sociedad Filarmónica de la cercana localidad de Busseto. Antonio tenía cuatro hijas. La mayorcita, de nombre Margherita, no tardó en llamar la atención de Giuseppe y en 1836 lo aceptó como esposo, luego que el compositor consiguiera los puestos de organista y profesor de la escuela de música de Busseto, a su regreso de Milán.

Giuseppe Verdi (1813 - 1901)
Pero la vida de ambos constituyó una sola y gran desgracia por el corto tiempo en que se sucedieron la muerte de su primer hijo, luego del segundo y finalmente, en 1840, de la propia Margherita, a sus 26 años.

Por ello, talvez, la primera gran obra maestra de Giuseppe no pudo surgir sino hasta dos años después, en 1842, cuando se estrenó en La Scala de Milán la ópera Nabucco, basada en una historia bíblica que recoge el episodio de la esclavitud de los judíos en Babilonia.

La obra, en el acto tercero, nos revela un momento único en la historia de la ópera cuando el coro interpreta la pieza llamada Coro de los Esclavos, o Va Pensiero (Vuela, pensamiento), un canto de libertad que en su época encontró una identificación inédita entre público y música, dadas las circunstancias que vivían los pueblos de la futura Italia bajo la dominación austríaca.

Hoy, con el coro Va Pensiero los pueblos del mundo celebran las ceremonias que saludan actos que consideran grandiosos. Así ocurrió hace poco en la misma Italia para celebrar los 150 años de creación de la nación, con Berlusconi presente obligado a escuchar el bis junto a un ardiente reclamo por la "muerte de la cultura" pronunciado por el director Ricardo Muti. Así también, modestamente, los chilenos celebramos el fin de la dictadura, en 1990, en el Estadio Nacional.

La versión, del Coro del Metropolitan Opera House de Nueva York, de 2002, incluye el bis, que ya viene siendo casi una tradición. Constituye una experiencia notable poner atención a los últimos compases cuando la orquesta calla y las voces continúan a capella, para morir en un diminuendo que torna imperceptible el instante preciso en que el sonido dejó paso al silencio.






Si te gustó el artículo y la música, usa estos botones para compartirlo en Facebook, o Twitter, o para recomendarlo en Google

15 comentarios :

  1. Es tan bello escuchar este coro como cantarlo; yo lo hice con el coro de la Universidad Católica y me producía una emoción sublme hacerlo aún cuando no entendía la letra.
    Gracias, Dago por enviarnoslo.
    Silvia del Solar

    ResponderEliminar
  2. Hola, Silvia: te envidio. Yo me hubiera hecho pis o puesto a llorar a mares. Estuve a punto con un canon de Mozart cantado por los ocho o nueve alumnos presentes en una clase de música, a las 11 de la mañana de un día cualquiera.
    Gracias por la visita y por el comentario. Dime: las voces a capella, al final, son sólo femeninas?
    Dago

    ResponderEliminar
  3. Podría decir muchas cosas pero mejor no las digo.

    ResponderEliminar
  4. Ya sé que la música no necesita otras voces, pero siempre quise conocer el texto de esta canción. Hace poco lo encontré, y lo pongo aquí como aporte para los obsesivos textuales, como yo:
    ¡Ve, pensamiento, con alas doradas,
    pósate en las praderas y en las cimas
    donde exhala su suave fragancia
    el dulce aire de la tierra natal!
    ¡Saluda las orillas del Jordán
    y las destruidas torres de Sión!
    ¡Oh, mi patria, tan bella y perdida!
    ¡Oh recuerdo tan caro y fatal!
    Arpa de oro de fatídicos vates,
    ¿por qué cuelgas muda del sauce?
    Revive en nuestros pechos el recuerdo,
    ¡Que hable del tiempo que fue!
    Al igual que el destino de Sólima
    Canta un aire de crudo lamento
    que te inspire el Señor un aliento,
    que al padecer infunda virtud,
    que al padecer infunda virtud,
    que al padecer infunda virtud,
    al padecer, la virtud!.

    ResponderEliminar
  5. Hola, Desconocido: Buen aporte. Porque yo traduje "Va Pensiero" por "vuela pensamiento" ya que la frase completa es la que tú pusiste: ve, pensamiento, con alas. Gracias.
    Dago

    ResponderEliminar
  6. Respecto a la letra me parece que "Oh recuerdo tan caro y fatal" debiera ser "Oh recuerdo tan querido y fatal"

    ResponderEliminar
  7. Extraordinario como siempre este coro.
    ¿Por qué hay melodías que nos agradan tanto a tantos? Quizás la Teoria de Cuerdas sea la responsable.Esta sostiene que las cosas, entre ellas las personas,están hechas de cuerdas que vibran (ondas en rigor)entonces estas melodias, sus notas, se "hablan" con las vibraciones de las ondas que nos conforman.¿Que tal?

    ResponderEliminar
  8. Sí. Talvez sea mejor "querido" antes que "caro", si bien "caro" puede tener un sentido similar en otra oración.
    Gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  9. Universo de 11 dimensiones. Teoría de Cuerdas. Musica. La vida. ¿Por qué no? Un gran paso en el desarrollo de la Teoría de Todo.
    Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  10. Hola, muchas gracias por el aporte de la letra, hace años que escucho Va Pensiero y me emociona hasta las lágrimas, y ahora con la letra mucho más.
    Nora

    ResponderEliminar
  11. Hola, Nora. Para eso estamos. Para hacer un aporte, aunque sea pequeñito. Agradezco tu comentario.

    ResponderEliminar
  12. No tengo palabras para describir lo que siento al escuchar este coro tan bello, mis lagrimas corren por mis mejillas, quiero pensar que es un coro que nace del alma...
    muchas felicidades por este espacio de luz.

    ResponderEliminar
  13. Hola, Marcos. Parece que lo que sientes nos pasa a todos, o debiera. Muchas gracias por tus palabras. Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Soy un simple aficionado de la música especialmente en guitarra pero ni siquiera se leer notas musicales, cuando escuché ésta bella obra, Va Pensiero, quedé totalmente fascinado, llegué a esta página buscando la tablatura como la transtribió Ganesh del Vescovo, llevo dos años buscando sin encontrar se escucha espectacular, sublime, es mi sueño interpretarla en guitarra ojalá se me cumpla algún día

    ResponderEliminar
  15. Hola, Anónimo: No sabía que podía existir una transcripción para guitarra de esta obra, y me sorprende. Gracias por tu información. Espero que finalmente la encuentres y que te vaya bien con ella.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.