jueves, 5 de enero de 2012

Gershwin: "Rhapsody in blue"


A mediados de los 60, en Santiago de Chile –mucho antes del reggaetón– las partituras para piano se compraban en la Casa Amarilla, casa editora de música y venta de instrumentos musicales. Si te llamaba la atención alguna pieza que desconocías, bastaba que le alcanzaras la partitura al pianista de la casa y éste la convertía en música al instante, facilitando así tu decisión. La Casa Amarilla todavía existe pero el pianista ya no.

Bastante más al norte de Santiago, en Nueva York, y unos cuantos años antes, 1914, el pianista y compositor George Gershwin desempeñó a sus dieciséis años ese mismo oficio en uno de los tantos establecimientos de música existentes en un barrio neoyorquino especializado en música ligera. Pero como Nueva York no es Santiago, Gershwin también estaba encargado de dar pequeños recitales privados de música de moda en los salones con que contaba el establecimiento.

George Gershwin (1898 - 1937)
Hijo de inmigrantes rusos y autodidacta hasta los doce años, George pronto entendió que también podía componer y en 1916 publicó su primera canción.  En 1923, el futuro compositor de la ópera Porgy and Bess, y de la pieza sinfónica Un americano en París, ofreció un concierto "híbrido", música clásica y jazz, siguiendo la tendencia a la búsqueda de un concepto algo difuso: el jazz sinfónico. Presenció el concierto un afamado director de banda de la época quien, convencido de que el joven Gershwin podía convertirse en el creador de una música norteamericana del "futuro", combinación del color afroamericano y la respetabilidad de lo clásico, lo animó a componer un concierto.

George aceptó, pero consciente de sus limitaciones en lo que tocaba a las formas musicales, optó por la forma libre de la rapsodia. En febrero del año siguiente, al final de un concierto que incluía música de Elgar y Schönberg, se aventuró a interpretar la parte solista de su Rhapsody in blue para piano y jazz-band. El éxito fue enorme aunque hubo reproches de algunos críticos serios que la consideraron ingenua y superficial. Otros, menos serios, la encontraron graciosa, espontánea, melodiosa y sensual.



De Rhapsody in blue se han hecho transcripciones para piano solo, para dos pianos, y para piano y orquesta sinfónica.
Presentamos esta última versión, para piano y orquesta, a cargo de la Filarmónica de Nueva York y con Leonard Berstein en el piano y la dirección, en grabación de 1976. A partir del minuto 10:41 se escucha la melodía lenta y sugerente –"tchaikovskiana", según algunos–, que la ha hecho célebre y lo más cercano al blues de toda la pieza. El glissando a cargo del clarinete con que comienza la pieza surgió como una broma en un ensayo. Gershwin lo incorporó más tarde en la partitura.

...............................................................................................................................................
Amigo visitante:
Si te ha gustado el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes en Facebook, o Twitter, o lo recomiendas en Google con un cómodo clic

12 comentarios :

  1. Este blog me parece muy interesante y aumenta mi acervo cultural. En varias ocasiones he pasado por conocedor frente a mujeres que no están mal, al nombrar ciertas claves que aparecen aquí. Agradecería a quien compone este artefacto me aclarara que es una rapsodia. Esto lo pido sin resquemor alguno, solo es mi interés en culturizar mi pobre espíritu. Atentamente lo pido y espero no haber importunado a nadien.

    ResponderEliminar
  2. Para que nuestro anónimo se siga luciendo con mujeres que no están mal... Dice el diccionario que el origen etimológico del término "rapsodia" viene del latín "rhapsodia", y éste del griego "rhapsoidia" (rhaptein: ensamblar + aidein: canción), y significa, literalmente, canción ensamblada. Así, la rapsodia es "una pieza musical que se compone de diferentes partes temáticas unidas libremente y sin relación alguna entre ellas". Normalmente, las rapsodias tienen dos secciones: una dramática y lenta y otra más rápida y dinámica. Excelente blog. Gracias, querido amigo Dagoberto Espinoza!!

    ResponderEliminar
  3. "Buena pregunta" había alcanzado a escribir para contestar la inquietud del amigo encantador de mujeres cuando apareció Anónimo 2 con su completísima respuesta. Solo queda agregar que el "rapsoda" era un ocioso que vagabundeaba por las calles de la Grecia previa al défault recitando los poemas de Homero (así no se construye un país).
    Gracias por las felicitaciones (aunque yo hubiese querido permanecer en el anonimato).

    ResponderEliminar
  4. Genial y hermosa esta Rapsodia, Dago.. Besos..

    ResponderEliminar
  5. Sensual esta rapsodia,presumia que algo de Jazz habia allí¡¡

    ResponderEliminar
  6. Exactamente, Gaby. El señor blanco --apellidado curiosamente Whiteman-- que le solicita la pieza a Gershwin, pretendía elevar el jazz a la categoría sinfónica.

    ResponderEliminar
  7. pocas veces se escucha esta rapsodia y menos todavia he escuchado ni siquiera partes de "Porgy and Bess".
    Sería posible que nos deleitaras con alguna sección de esa ópera, como "Sumertime"?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Por supuesto, Patricia. En cualquier momento. Pero antes quiero decir algo sobre otra obra maestra de George: Un americano en París.
    Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  9. Querido Dago,
    gusto de saludarte, espero que lo hayas pasado muy bien en tus vacaciones. Lamentablemente el video de Dudamel-Hancock fue eliminado, podrías incluir la versión de Raymond Lewenthal-Oskar Danon, una grabación sello Chesky, lo cual ya es una garantía de calidad, con magnífico sonido no obstante ser una grabación año 1958 ó 59 (no hay conflicto por los derechos de autor, en consecuencia). Raymond Lewenthal es una leyenda en su país, pero tuvo al igual que otros pianistas (Byron Janis, Leon Fleischer) un trágico destino: en una ocasión en que tenía que dar un concierto en el Carnegie Hall, aprovechó de dar un paseo por el Central Park y fue víctima de un asalto, en que le fracturaron sus manos y brazos, incidente del cual no podría reponerse nunca más y que le significó un retiro obligado por más de 10 años, después de los cuales volvió a los escenarios y realizó algunas grabaciones destacadas, que son clásicos hoy en día, entre ellas la versión de la "Rapsodia in blue" que te comento. El link es: https://www.youtube.com/watch?v=4ttENt33QfI
    Saludos afectuosos. Oscar Olavarría (DPISANI en foroclasico)

    ResponderEliminar
  10. Estimado Oscar: Gracias por tus saludos, y sí, lo pasé muy bien. Y sí también, el video fue eliminado así que tuve que poner otro, con esta niña de la cual ya ni me acordaba. Excelente la información que entregas. Voy a curiosear en tu link y en algún momento contaré la historia que me acabas de contar, y me informaré también sobre los otros destinos trágicos. As usual, tremendo aporte tus comentarios. Agradecidísimo. Saludos.

    ResponderEliminar
  11. La que es para piano solo fue escrita por Gershhwin?

    ResponderEliminar
  12. Hola, Athina: Absolutamente. Era la tradición pues así tb se vendían partituras para tocar en casa. Saludos, y gracias por tu interés.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.