martes, 31 de enero de 2012

Chopin: Estudio "Revolucionario"



Luego de abandonar Varsovia en 1830 en dirección a París, Chopin se detuvo un corto tiempo en Breslau, Dresde, Viena, Munich y luego Stuttgart, adonde llegó en 1831. Allí se enteró de la toma de Varsovia por las tropas zaristas y, según algunos biógrafos, esta noticia lo habría llevado a componer enardecido varias piezas para piano, entre las que asoma como una de las más enérgicas el Estudio N° 12 del Opus 10, llamado por lo mismo "Estudio revolucionario".

Antes de Chopin (y también antes de Liszt) la forma musical estudio estaba ligada a la ejercitación del instrumento para que el estudiante pudiera abordar otras obras en una etapa posterior. No era relevante en ellos la expresividad ni mucho menos el disfrute del cuerpo sonoro. En cambio, si los Estudios de Chopin han adquirido personalidad propia en la historia de la música no es sólo debido a su dificultad técnica (el aporte pedagógico) sino a que Frédérick los tomó como pretexto para crear obras maestras, precisamente porque el ingenio necesario para su construcción iba en este caso de la mano de una inspiración musical portentosa.

Los Estudios de Chopin, para las doce escalas mayores y menores, están contenidos en dos cuadernos de 12 estudios cada uno, a los que se suman otros tres, póstumos. El primero de estos cuadernos corresponde al Opus 10, y fue dedicado a Franz Liszt. El segundo, es el Opus 25 y, como caballero que era Frédérick, los dedicó a la pareja de Liszt por esos años, la condesa Marie d'Agoult. Compuestos en Varsovia, probablemente Viena, Stuttgart, y luego París, fueron publicados finalmente en esta última ciudad, entre 1832 y 1837.

Estudio Opus 10 N°12 "Revolucionario"
La principal dificultad técnica que aborda el estudio N° 12 del Opus 10, "revolucionario", es el manejo de rápidas escalas y arpegios amplísimos confiados a la mano izquierda, llamados a barrer prácticamente todo el teclado, proveyendo a la pieza entera de un carácter que podríamos llamar "estrepitoso", condición sorprendentemente válida asimismo para los pasajes en diminuendo, en cuyo caso la dificultad es todavía mayor.
Sin embargo, habrá que anotar también que, pese a la enorme demanda, la mano, herramienta indispensable en este oficio, permanece "cómoda" durante gran parte de la pieza y las manos grandes lo estarán más que las manos pequeñas, es decir, la mano (la izquierda) está casi siempre muy próxima a su disposición natural, disminuyendo así las posibilidades de fatiga y agarrotamiento porque la mano repite estructuras que le "acomodan", aun cuando deba trabajar a gran velocidad.

A principios del s. XX el pianista y compositor polaco Leopold Godowsky (1870 - 1938) sorprendió al mundo musical con unos Estudios sobre los Estudios de Chopin, compuestos quizás a partir de una consideración algo atrevida de que las exigencias originales no eran muchas. En esta obra, Godowsky toma las estudios chopinianos y le pide a la mano derecha que haga lo escrito para la izquierda y viceversa, o crea versiones de ellos para una sola mano, o une dos o tres estudios en uno solo.

El video muestra al pianista ruso Boris Berezovsky interpretando el Estudio Revolucionario a la manera tradicional para continuar sin inmutarse con la sorprendente versión de Godowsky para la mano izquierda sola. (Un simpático comentario en inglés sobre el video señala: If I was Boris, I would be sipping some tea on my right hand while I play this. That would be Epic).



..........................................................................................................................
Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes en Facebook, o Twitter, o lo recomiendas en Google con un cómodo clic

17 comentarios :

  1. Respuestas
    1. Gracias, Gaby. Por sumar al blog palabras que lo saludan y por tu empeño en su divulgación.

      Eliminar
  2. Mi perrito bello como todo lo que usted publica!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Catherine. No me quedó claro si el bello es el perrito, o sea yo, o el posteo.
      Catherine, de este blog se construye una versión en inglés. Van como 15 posteos recién. ¿Podrías echar una manito, aunque fuera mínima, en la supervisión de su traducción?
      Este es el link:
      http://amadeus-classicalmusicworld.blogspot.com, pa que le eches una mirada.
      Y gracias otra vez.

      Eliminar
  3. Estarás sentado a la diestra de nuestro padre eterno quien girándose hacia ti con esos ojos que llegan hasta los lugares más recónditos de nuestro ser, sabiendo que uno se encuentra ante alguien que lo sabe todo, esperando que nos largue la pregunta que no quisiéramos se nos formule y que sin embargo sabemos que viene, dirá, y usted joven porque razón se encuentra en este lugar del podio, y tu con el miedo que nos inunda cuando el profesor de castellano nos interroga sobre la conjugación verbal que no sabemos y que en eso se nos va el verano, callarás tu lengua y de la bondad del lugar surgirá la voz del arcángel san miguel para informar a ese ser infinito y total, él es dagoberto señor y tenía un blog de música allá abajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bonito. Algo cantinfleado pero muy bonito.
      Lo que no entiendo, dirá el Arcángel, es que el blog todavía existe. ¿Tenías previsto también ese milagro, Maestro?

      Eliminar
    2. Valla estiércol que tienes por cerebro cómo escribes esa mierda

      Eliminar
  4. El gran Chopin. Gracias por esta entrada, inmediatamente me pongo a escuchar la música del romántico polaco.
    Siempre te leo y recibo tus sugerencias agradecido.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tus palabras. Por mi parte, me pondré a curiosear en tu interminable lista de lecturas.

    ResponderEliminar
  6. Nota: Hace tiempo escuché en la radio tres valses cortos de Chopin, muy hermosos, magistrales realmente, valses que han sido utilizados en comerciales y programas de televisión. No tienen nombres pero sí números. ¿tú sabes cuáles son?

    ResponderEliminar
  7. Hola, Mauricio:
    El vals que es realmente corto es el "del minuto", que no dura un minuto, naturalmente, sino como dos y algo. Pero últimamente no he visto a Frédérik en comerciales de TV así que no sabría decirte cuáles podrían ser.
    Saludo tu inquietud y gracias por comentar aquí.

    ResponderEliminar
  8. Sublime!! ¿Qué otra reacción seleccionar ante la belleza de la música de Chopin? Gracias, Dagui.. espectacular la interpretación del ruso!! Besis y nos vemos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Queca: muchas gracias por comentar, hacía tiempo que no se te veía por estos lados. Te contaré, a ti nomás, que este artista ruso de primerísima magnitud tiene la mala suerte de llamarse igualito a uno de los magnates y mafiosos rusos surgidos luego de la caída de la ex URSS. Lo dejo aquí establecido pa que la gente no se confunda.

      Eliminar
  9. Grandioso aporte, como todo el blog. Muchas gracias por tus entradas y eseñarnos a escuchar y amar aún mas la música.

    ResponderEliminar
  10. Gracias a ti Jordi, por tu entusiasta comentario.

    ResponderEliminar
  11. Hola Dago, ya estoy por aquí...
    Todavía he visto poco, pero seguro que disfrutaré con tu músicva...
    un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, Xálima... bienvenida tardía, eso sí. (Tendré que revisar "a mano" los comentarios, no todos me llegan al correo). Saludos y un abrazo, también tardío.

      Eliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.