lunes, 17 de enero de 2011

Beethoven: Sonata Appassionata - Mov. 2


Josephine von Brunswick, a los 19 años.

El año de composición de la sonata Appassionata, 1804, es también el año de la muerte del conde von Deym, que deja así viuda a Joséphine con cuatro hijos y con poco dinero. El matrimonio había sido claramente infeliz y la opción de Beethoven de acompañarla en su dolor y, en la medida de lo posible, llevar la relación a un grado superior, debe haber sido recibida con entusiasmo por la joven viuda.
Si bien su pretendiente no provenía de la nobleza, era sin embargo el compositor de mayor prestigio en la capital del poderoso imperio de los Habsburgo, la ciudad de Viena.

Sonata Appassionata 2do movimiento. Tema con variaciones, que termina de manera sorpresiva con un acorde fortissimo que abre la puerta al inicio del tercer movimiento. Al piano: Valentina Lisitsa, en un ensayo en Viena.



Si Josephine hubiese quedado viuda sin hijos, Ludwig podría haber abrigado algunas esperanzas aunque modestas; el problema verdaderamente serio lo constituían los cuatro niños que, de acuerdo con las normas de la época, debían ser alimentados, cuidados y educados por un personaje de la nobleza, necesariamente.

Así y todo, la relación con Josephine va a durar hasta por lo menos el año 1812, fecha en que se sitúa por lo general la factura de la célebre Carta a la amada inmortal, que no tiene destinataria explícita. Antes de esta fecha, se conocen algunas cartas intercambiadas por Ludwig y Josephine, al menos entre 1804 y 1807. Descubiertas hace relativamente pocos años, revelan una atmósfera muy similar a la carta dirigida "A la amada inmortal" por lo que hoy se estima con cierto grado de realismo que la destinataria de esta última es, efectivamente, Josephine.

Carta a la Amada Inmortal - Parte I
La carta de marras fue iniciada un "6 de julio por la mañana", continuada la misma tarde y terminada la mañana siguiente. Es, por lo mismo, una carta bastante larga. El autor, de viaje desde un lugar que no se nombra hacia otro que tampoco, escribe desde una posada o estancia a la que ha arribado después de un viaje harto movido, literalmente. El lenguaje utilizado permite echar un vistazo a la personalidad del autor y también asomarse a unas relaciones humanas que no pueden sino sorprendernos por un matiz "romántico" que hoy no dudaríamos en calificar de extravagante o caprichoso.

"6 de julio, por la mañana
¡Mi ángel, mi otro yo, todo mi mundo! Sólo unas pocas palabras en el día de hoy [...] Mi futuro no quedará fijado hasta mañana. ¡Qué frívolo derroche de tiempo! ¿Por qué esta pena profunda cuando es la necesidad quién ordena? ¿Puede nuestro amor subsistir sin sacrificio, sin anhelarlo todo? ¿Puede ayudar a nuestro amor que tu arte no sea enteramente mío, el que yo no sea totalmente tuyo? Dirige tus ojos a la hermosa naturaleza y no dejes que tu mente sea perturbada por el destino. El amor lo requiere todo y es muy justo que así sea." [...]
"Mi jornada ha sido terrible. No llegué aquí hasta las cuatro de la mañana de ayer a causa de los caballos. El cochero escogió otra ruta ¡pero qué terrible camino el escogido! ... a causa del mal estado de la ruta, una vía execrable y tortuosa, el carruaje se averió. Sin el postillón que tenía junto a mí, hubiera quedado abandonado en el camino." [...]
"¡Alégrate! Continúas siendo mi única verdad, mi único amor, todo mi yo como yo lo soy para ti. Y así para siempre; debemos dejar que los dioses nos envíen lo que debe ser y lo que será."
"Fielmente tuyo, Ludwig."

Segunda y tercera misivas, aquí.


.......................................................................................................................................


Amigo visitante:
Si te agradó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes en Facebook, o Twitter, o lo recomiendas en Google con un cómodo clic 

2 comentarios :

  1. Amado Beethoven: te esperaré hasta el confín de los tiempos, cuantas veces tu carruaje se averíe en los pantanos que tienen la dicha de sostener el paso genial de tu silueta. Allí donde estés recogeré tu pelo enmarañado y daré vida a tu oído aplastado por la estupidez de tu padre. Aguanta un poco más, que aquí me paso esperando por escuhar lo que no oyes, ver lo que supiste adivinar y sentir lo que fuiste capaz de regalar a los que añoramos haber sido tus amigos. CPía

    ResponderEliminar
  2. Aun puedes ser su amiga en el confin de los tiempos.... www.testimonios-de-un-discipulo.com

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.