jueves, 21 de marzo de 2013

Musorgski: "Una noche en el monte calvo"



Modest Petrovich Musorgski, nacido en Karevo, cerca de Pskov (¿quedó claro?) un día como hoy, 21 de marzo, del año 1839, mostró desde chiquito notables habilidades pianísticas. Aunque su padre no era ajeno al gusto por la música y su madre tocaba el piano medianamente bien como aficionada que era, el pequeño debió ingresar a los trece años a la Escuela de Oficiales de la Guardia, en San Petersburgo, porque en opinión de sus progenitores su talento musical no debía ser impedimento para forjarse un futuro estable.

Egresado de la Escuela con el grado de oficial, Modest Petrovich se vio enfrentado a una seria crisis nerviosa, pues la continuación de su carrera militar le exigía el alejamiento de San Petersburgo. En los salones de la ciudad tuvo la oportunidad de conocer a varios músicos en alza: Cui, Borodin y Balakirev (con quienes integrará posteriormente, junto a Rimski-Kórsakov, el famoso "grupo de los cinco"), y se había convertido en discípulo de este último, de modo que el abandono de la ciudad significaba alejarse no solo de la familia y los amigos sino también de la música.

El cadete Modest Musorgski
(1839 - 1881)
La crisis de carácter vocacional que lo absorbió, duró casi dos años, hasta que en 1859, a los veinte años, en un momento de suprema lucidez y encomiable agudeza decidió abandonar las filas del ejército para consagrarse por entero al arte musical. Lamentablemente, durante la próxima década, pese a integrar con toda propiedad el ya señalado Grupo de los Cinco −constituido formalmente en 1862−, se va a ver afligido por nuevas y profundas crisis anímicas, causadas por la pésima situación económica de su familia, lo que obligó su ingreso a un ministerio como empleado administrativo, donde va a permanecer ni más ni menos que quince años, restando así miles de horas preciosas a la labor creativa. Con todo, el final de la década es un período relativamente fértil, y en éste se inserta la composición del poema sinfónico Una noche en el monte calvo. Los años por venir registrarán la aparición de la suite Cuadros de un Exposición y, acaso su obra más célebre, la ópera Boris Godunov.

La pieza está inspirada en un cuento de Gogol que relata la experiencia de un campesino que presencia un aquelarre en la noche de San Juan. Nunca fue publicada en vida de Musorgski y la versión que se ha popularizado −la que escuchamos en la película Fantasía en arreglo de Stokowski, o en el programa chileno de "terror radiofónico" de los sesenta, El siniestro doctor Mortis− corresponde a la versión orquestal que de los bocetos de Musorgski hizo su compatriota Nicolai Rimski-Kórsakov.

La versión es de la Filarmónica de Berlín dirigida por Claudio Abbado.


...............................................................................................................................
Amigo visitante:
Si has disfrutado de la lectura y de la música que este blog ofrece libremente, puedes apoyar su mantención y continuidad de manera concreta mediante la compra online del relato "El atrevido amante de los silencios", primera entrega de la serie "Cuentos para músicos", de la que es autor el redactor de este blog.



Y si te gustó el artículo, usa estos botones para compartirlo en Facebook, o Twitter, o para recomendarlo en Google

2 comentarios :

  1. Expreso mi deseo que el constructor de este sitio tenga un día venturoso.
    Manifiesto la satisfacción que experimento con motivo de leer y escuchar la difusión de esta música escasamente publicada.
    No conozco a quien escribe el blog, pero debo agradecer al que lo hace. La revisión de los archivos tiene el encanto de hacer rememorar piezas que uno gusta.
    No puedo dejar de notar el paso de las setenta mil visitas.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Sabe lo que yo creo, que el señor que escribe esas cosas de arriba me parece que está medio chiflado. Perdón que se lo diga de esta manera, perdone. Si estamos viviendo una época de las redes sociales que le llaman. Esta cuestión de la globalización es novedosa así que no se ponga tan sesudo. Perdone que se lo diga.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.