jueves, 10 de mayo de 2012

Saint-Saëns: Rondó capriccioso


La violinista Janine Jansen, cuando era morena

El compositor romántico francés Camille Saint-Saens, nacido en París en 1835, además de niño prodigio, fue un ser afortunado. Se le pronosticó una salud menesterosa, sin embargo se las ingenió para vivir hasta los 86 años, ocurrencia casi insólita para la época.
Camille había aprendido a leer a los tres años. Como buen niño prodigio hizo su primera presentación pública a los cinco años y a los diez dio su primer recital de piano. Esto en el ámbito de la música, naturalmente. Pero Camille era multifacético. En la adolescencia se interesó por la botánica y la arqueología. Luego se convirtió en un experto matemático. Más adelante y ya adulto se interesó en otros y variados temas: la acústica, las ciencias ocultas, el teatro romano y los instrumentos antiguos lo fascinaban.

Camille Saint-Saëns (1835 - 1921)
También escribió un trabajo filosófico, donde sostenía que el arte y la ciencia reemplazarían a la religión. Fue poeta, asimismo. Como si todo esto fuera poco, fue miembro de la Sociedad Astronómica de Francia, donde dio algunas conferencias sobre espejos astronómicos. Luego se confeccionó un telescopio según sus propias especificaciones. Su pasión por la astronomía quizá lo llevó un poco lejos porque ya mayorcito planificaba sus conciertos de acuerdo con eventos astronómicos, como por ejemplo, los próximos eclipses de Sol.

Todas estas ocupaciones no le impidieron transformarse en el músico autor de más de trescientas obras, entre las que se cuentan óperas, música orquestal, de cámara, conciertos para diversos instrumentos y orquesta, transcripciones para piano solo de diversos autores, además de música sacra y coral. Entre la música para violín y orquesta, destacan sus dos conciertos, la Havanaise y el Rondó caprichoso.

Introducción y Rondó capriccioso
El año 1859, cuando tenía apenas quince años, otro niño prodigio, del violín, Pablo de Sarasate, había solicitado a Saint-Saens la composición de un concierto para ese instrumento, petición que Camille cumplió con la publicación de su concierto N° 1 en la menor. Muy satisfecho con el trabajo de Camille, cuatro años más tarde Pablo volvió a la carga y le pidió otra pieza para violín y orquesta, si fuera posible en un estilo que evocara el espíritu de la danza española, tendencia muy de moda entre los románticos franceses de la época (para muestra, dos botones: Edouard Lalo, Georges Bizet). Saint-Saens cumplió a cabalidad con el pedido y el resultado es la bella pieza Introducción y Rondó capriccioso en la menor, estrenada por Sarasate en París en 1867.
La versión es de la impetuosa violinista holandesa Janine Jansen. Sorprendentemente, la pieza comienza con la Introducción; en el minuto 1:48 toma vuelo para dar paso al ágil rondó.



........................................................................................................................................

Amigo visitante:
Si has disfrutado de la lectura y de la música que este blog ofrece libremente, puedes apoyar su mantención y continuidad de manera concreta mediante la compra online del relato "El atrevido amante de los silencios", primera entrega de la serie "Cuentos para Músicos", de la que es autor el escribidor de este blog.



Y si te gustó el artículo, usa estos botones para compartirlo en Facebook, o Twitter, o para recomendarlo en Google

3 comentarios :

  1. Me recuerda a Paganini....sobre todo en el minuto 3:57

    ResponderEliminar
  2. excelente obra aun hoy sigue creciendo su belleza como por que es una obra que tiene vida y brillo propio hermosa de arriba a abajo gracias Saint Saens por tu regalo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Anónimo. Gracias por dejar aquí tu comentario. Saludos.

      Eliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.