jueves, 29 de septiembre de 2016

Chopin: Vals opus 70 No 3



Los tres valses agrupados en el opus 70 son póstumos. Fueron publicados en Berlín en 1855, seis años después de la muerte de Chopin. La decisión fue tomada por su amigo y pianista Julian Fontana (un polaco de origen italiano), luego de consultarlo con la madre de Chopin y su hermana Ludwika. El último de ellos, el No 3, es en realidad el primero que compuso, de los tres. Y faltó poco para quedar señalado como el primer vals de toda su obra en el género pues solo lo anteceden los dos valses del opus 69, de 1827.

El que nos ocupa fue compuesto en 1829, cuando Chopin estaba de regreso en Varsovia luego de su primer viaje a Viena. Por esas fechas, Chopin parecía estar enamorado de una condiscípula en el Conservatorio de Varsovia. En carta a su amigo Tytus Woyciechowski, le señala que en este vals evoca a "un ser encantador". Chopin no da nombres porque "...sé que no es necesario llamarte la atención sobre ese detalle: tú mismo lo sentirás", le confiesa.

El ser encantador es la señorita Konstancja Gladkowska, estudiante de canto, quien aparecerá reiteradas veces en la correspondencia que el joven maestro mantiene con su amigo Tytus, comentándole, por ejemplo, que ha hecho para ella de pianista acompañante. Más tarde, confesará que el adagio del Concierto No 2 (cronológicamente, el primero) ha nacido bajo la inspiración de su encantadora condiscípula.

Si bien "deliciosamente polifónica" según un estudioso, la pieza es más bien sencilla. De estructura A-B-A (primer tema, segundo, vuelta al primero) no presenta mayores dificultades técnicas, como no sean un par de trinos de la mano izquierda, que exigen una sonoridad tan elegante como sustanciosa.
La versión es de Martin Leung, pianista estadounidense nacido en Hong-Kong.


Amigo visitante: 
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes en Facebook, o Twitter, o lo recomiendas en Google

2 comentarios :

  1. Alejandro Cabrera Ávila5 de febrero de 2017, 13:09

    Bellas y delicadas notas del romántico Chopin que regocijan el corazón. Es un tema breve pero encantador. Saludos, Dago.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Alejandro: Gracias por tu comentario. Un saludo.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.