miércoles, 15 de abril de 2015

Aram Khachaturian: "Danza del Sable"



En la red, y en la discografía, se acostumbra ilustrar la Danza del Sable con la imagen de una danzarina árabe que baila con un sable en la cabeza, pero, en realidad, no existe ninguna danza oriental en que la bailarina deba practicar tal coreografía, si bien la imagen se hizo popular durante el siglo XIX en consonancia con una moda impuesta por los pintores orientalistas franceses.

La danse pyrrhique
Uno de estos pintores fue Jean-Léon Gerome, pero de él hemos escogido una pintura distinta, La danse pyrrhique, para ilustrar de modo algo más genuino lo que realmente acontece durante el cuadro La Danza del Sable, del ballet Gayane, del compositor ruso de origen armenio Aram Khachaturian. Durante el segundo acto, el autor incluyó una suite de danzas del folklore de Asia central. En medio de dos danzas de origen kurdo, la danza del sable evoca una danza de bailarines armenios que hacen gala de su habilidad con el sable.

La patria soviética... y armenia
A. Khachaturian (1903 - 1978)
Estrenado en diciembre de 1942, en plena segunda guerra, el ballet cuenta la historia de una joven armenia cuyas convicciones patrióticas entran en conflicto con sus sentimientos más profundos cuando descubre que su esposo ha traicionado a la patria soviética. No obstante la temática afín con el proceso revolucionario, el compositor debió enfrentar más tarde la consuetudinaria secuencia de confesión y rehabilitación, propia del periodo estalinista.
Pero de todo ello Khachaturian salió indemne.
Abocado más tarde a la composición de obras para el teatro y el cine, Khachaturian se convirtió también en el autor del Himno Nacional Armenio.

Danza del sable
La celebérrima danza, de gran vitalidad, incluye en su sección media un tema tradicional armenio, más lírico. Su corta duración ha facilitado su adaptación para el cine, TV, videojuegos y publicidad variopinta, mediante múltiples y variados arreglos. La irresistible e inmediata atracción que ejerce en el público la ha transformado también en uno de los más recurridos "caballitos de batalla" de las grandes agrupaciones orquestales, sacando partido del manojo de suites orquestales que el autor extrajo en su momento del ballet.

La versión es de la Filarmónica de Berlín, bajo la conducción del maestro inglés Sir Simon Rattle.



Amigo visitante:
Si te agradó el artículo, compártelo en Facebook, o Twitter, o recomiéndalo en Google

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.