miércoles, 18 de marzo de 2015

C. M. von Weber: Concierto piano N° 1



Como gran parte de las figuras del romanticismo alemán, Carl Maria von Weber no sólo fue un compositor de renombre sino también director, virtuoso del piano, novelista y ensayista. Nacido en una pequeña ciudad del norte de Alemania, su padre lo inició tempranamente en la música, esperanzado de que pudiera emular a quien por ese entonces era un músico famoso y pariente político que siendo niño había dado que hablar. Efectivamente, aunque más de veinte años menor, Carl Maria era primo de Constanze Weber, la esposa de Mozart.

Primeros pasos
Pero los anhelos del padre por contar con su propio niño prodigio se vieron frustrados desde un principio. Si bien muy talentoso, el muchachito sufría de una dolencia de caderas congénita que jamás hubiese soportado el esfuerzo de las extensas giras a las que Leopold Mozart sometió a Wolfgang y su hermana, hacía ya más de 30 años. Sin embargo, el pequeño Carl Maria gustaba de la música y se entregaba a ella con pasión infantil. Así es como a los cuatro años ya cantaba y tocaba el piano con soltura, aunque caminar le resultara peliagudo.

C. M. von Weber (1786 - 1826)
La ópera
Con todo, a los 27 años Carl Maria von Weber se había convertido en el director de la Ópera de Praga, donde permaneció tres años. Luego viajó a Dresde donde compuso su obra maestra, aquella por la que hoy es principalmente recordado, la ópera El Cazador Furtivo, estrenada con gran éxito en Berlín, en 1821. Ello sirvió de estímulo a sus decididos esfuerzos por reformar la ópera alemana alejándola de la pavorosa influencia italiana de la época. Sin embargo, su segundo gran éxito sería una ópera en idioma inglés, luego de recibir una invitación a trabajar en Londres. El fruto fue Oberon, sobre textos shakespereanos, bien recibido por el público inglés pero de la que hoy solo se interpreta la obertura.

La música sinfónica
Desde luego, von Weber también incursionó en la música sinfónica y la composición para diversos instrumentos y orquesta. Especialmente conocidos son su concierto para clarinete y orquesta y sus dos conciertos para piano, escritos estos últimos antes de su paso por Praga, en 1810 y 1812. Altamente tributarios ambos –según los estudiosos– de los conciertos Nos 1 y 5 de Beethoven (incluidas las tonalidades), los bellos temas y su desarrollo melódico se muestran empero más abiertamente románticos, y naturalmente, genuinamente weberianos.

Concierto para piano No 1 en do mayor
En versión de la agrupación de cámara de jóvenes músicos New York Metamorphoses Orchestra, dirigida desde el piano por el maestro de origen ruso Eugene Sirokine, se presenta aquí el Concierto N° 1 en Do mayor, estrenado en Mannheim en 1810 con su autor al piano.

Movimientos:
00       Allegro
09:40  Adagio
13:40  Finale. Presto


Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, compártelo en Facebook, o Twitter, o recomiéndalo en Google

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.