martes, 29 de octubre de 2013

Beethoven: Quinta Sinfonía - estreno



El estreno de la Quinta y Sexta sinfonías de Beethoven tuvo lugar en el recién inaugurado Theater en der Wien, de Viena, el 22 de diciembre de 1808, en condiciones calamitosas, ya fuera por el intenso frío reinante o por el fatal desempeño de la orquesta, que contó con solo un ensayo y cuyos integrantes habían sido reunidos algo improvisadamente.

El programa completo, con obras propias y que duró cuatro horas, contemplaba:
  • Sexta Sinfonía 
  • Aria Ah, pérfido
  • Gloria de la Misa en do mayor
  • Concierto N° 4 para piano y orquesta, con Beethoven al piano. 
  • Quinta Sinfonía
  • Sanctus Benedictus de la Misa en do mayor
  • Una improvisación para piano solo, a cargo de Beethoven.
  • Fantasía para piano, coro y orquesta.

Busto de Beethoven trabajado
sobre una máscara tomada en vida.
Obra de Hugo Hagen.
Un testigo del concierto, Johann Friedrich Reichardt, amigo de Goethe y compositor de cierto talento, nos ha dejado sus impresiones de la velada, que aquí anotamos en lo que atañe a su tibia recepción de la Quinta Sinfonía, y al relato del descalabro que acompañó la ejecución de la última pieza:
" [luego de la sinfonía pastoral] vino una amplia Escena Italiana cantada por mademoiselle Killitzi, la joven bohema de voz adorable. Con el frío tan terrible que hacía en la sala, no se puede culpar a esta muchacha por el hecho de que su voz temblara más que cantara. Nosotros, en nuestro palco, también estábamos temblando, enfundados en bufandas y abrigos, presos del insoportable frío... Vino a continuación un Gloria para solistas y coro... muy mal cantado... Después, un concierto para piano [el concierto N° 4]... que Beethoven tocó de manera impresionante a gran velocidad. Su interpretación fue puro canto en el adagio, que es una pieza magistral, con una bella y continua melodía. Tras esto [todo indica que sin intermedio], una vasta y muy elaborada sinfonía [la Quinta, precisamente], también de larga duración, seguida de un Sanctus, igualmente para solistas y coro que, como el Gloria, fue tristemente triturado en la interpretación. Por último, una larga Fantasia, con intervención del piano, la orquesta y, finalmente, también el coro. Esta extraña e interesante idea tuvo una manifestación desoladora en la ejecución, ya que la orquesta cayó en tal estado de completo desconcierto que Beethoven, poseído por el fuego del artista, olvidó a su audiencia y a los que le rodeaban y se levantó del piano gritando: «¡Alto, paren y empiecen otra vez desde el comienzo!» Podéis imaginaros cómo sufrimos por él todos los presentes. En ese momento yo incluso deseé haber tenido el coraje necesario para abandonar el teatro mucho antes...".
Tomado de J.F. Reichardt. Cartas escogidas, escritas en un viaje a Viena. (Párrafos iniciales, en Beethoven Sexta Sinfonía).

Si bien Beethoven compuso las Sinfonías Quinta y Sexta casi al mismo tiempo, entre 1804 y 1808, dándoles incluso igual orquestación, no es posible imaginar dos obras más dispares. Lo que en la Sexta es todo serenidad bucólica y delicadeza de matices, en la Quinta se convierte en fuerza, potencia sonora y violentos contrastes.
La versión es de la West-Eastern Divan Orchestra conducida por Daniel Barenboim, como parte del ciclo de las nueve sinfonías presentado en el verano de 2012, en el Royal Albert Hall, de Londres. Se recomienda escuchar con audífonos, y a buen volumen.



Sinfonía No. 5 en Do menor, Op. 67 



Consta de los cuatro movimientos tradicionales:
00  Allegro con brio. Abre con el popular motivo de tres corcheas y una blanca (o una negra), motivo por el que Beethoven parecía tener especial predilección pues se lo puede rastrear en numerosas piezas, de las que solo anotamos el Finale del concierto para piano N° 3 y, muy preponderantemente, el primer movimiento de la sonata Appassionata. Según uno de sus biógrafos menos fiables, Beethoven sintetizaba con este motivo "el destino que golpea a la puerta". Muy romántico pero, al parecer, sólo producto de su imaginación. La trompa anuncia el segundo tema en 00:55. Un solo de oboe, en 3:14, introduce la reexposición. El movimiento termina con un brioso finale construido del modo más simple imaginable (7:50): una alternancia de acordes de tónica y dominante que se prolonga por doce compases.

08:31  Andante con moto. El movimiento lento. Está construido sobre dos temas y sus variaciones. El segundo tema, lírico y majestuoso, asoma por vez primera en 9:30.

19:17  Scherzo. Allegro. Sigue el modelo tradicional del clasicismo para un tercer movimiento: una introducción presenta el scherzo principal en 19:40 (que cierra recurriendo al célebre motivo rítmico); un trío contrastante (sin solución de continuidad en 21:11, tomado por las cuerdas bajas); el retorno del scherzo (23:09), y una breve coda en 24:03, que conducirá sin pausa al espectacular y grandioso allegro, en:

24:41  Allegro. Lo inicia un canto triunfal de toda la orquesta en la tonalidad de do mayor. Segundo tema en 25:43. En un breve momento de calma, Beethoven cita trozos del scherzo en 28:23. En 32:10, la partitura marca presto, y ahí comienza una larga coda que va a repetir la alternancia de tónica y dominante del primer movimiento en 32:47, para finalizar espectacularmente con el ataque de ni más ni menos que 29 compases en la tríada de do mayor, cadencia imprescindible para sumar un final gozoso a la extrema tensión de toda la obra, según los estudiosos.

............................................................................................................................
Amigo visitante:
Si has disfrutado de la lectura y de la música que este blog ofrece libremente, puedes apoyar su mantención y continuidad de manera concreta mediante la compra online del relato "El atrevido amante de los silencios", primera entrega de la serie Cuentos para Músicos, de la que es autor el escribidor de este blog.


Y si te gustó el artículo, usa estos botones para compartirlo en Facebook, o Twitter, o para recomendarlo en Google

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.