miércoles, 16 de enero de 2013

Johann Strauss: Polka "Tritsch Tratsch"



Johann Strauss padre, cuyo nombre recordamos por ser el autor de la Marcha Radetzki, advirtió a sus numerosos hijos, cuando éstos eran pequeñitos, que la dedicación a la música era una actividad muy riesgosa e inestable, pese a que por esos años Strauss padre era toda una celebridad en Viena, posición que había alcanzado gracias al intenso trabajo realizado con la orquesta que él mismo había formado.

Pero el hijo mayor no hizo caso de la advertencia paterna. Johann Strauss junior (1825 - 1899), apenas un adolescente ya era un competente violinista, mostrando, además, gran habilidad para dirigir orquestas. Tanto así, que a los 19 años tenía la suya propia, que competía con la orquesta de su progenitor por ganarse el favor del público vienés. También había comenzado a componer, aunque en sus primeras presentaciones buena parte de su repertorio lo debía a su padre.

Luego que éste murió en 1849, Johann no se demoró nada en unir a las dos orquestas rivales y con la nueva agrupación pronto se vio convertido en paladín indiscutido en los salones de baile vieneses, lo que repetirá más tarde en las restantes capitales europeas. Como también sumaba a su talento musical grandes habilidades empresariales y una facilidad impresionante para establecer contactos a los más altos niveles, su fama no demoró en llegar a Rusia. En 1856 le fue solicitado ofrecer un ciclo de conciertos en San Petersburgo, invitado por un grupo de empresarios de la naciente burguesía rusa, interesada en participar de los fastos de que veía gozar a la aristocracia. El tour fue un exitazo y muy bien remunerado. El lucrativo contacto duró cerca de diez años, período durante el cual Johann Strauss hijo amasó una considerable fortuna.

Polka "Tritsch Tratsch"
Fue compuesta al poco tiempo de regresar de Rusia. Muy celebrada en su tiempo, aún hoy es número fijo todos los años en el concierto de Año Nuevo en Viena. El origen de su extraño nombre todavía divide a los estudiosos.
El primer video muestra a la Filarmónica de Viena bajo la dirección de Zubin Mehta, en una presentación al aire libre, en la Heldenplatz. Muy alegre, y agilísima, la pieza dura poco menos de tres minutos. El resto son aplausos.




Existe una versión cantada. Se presenta aquí con los Niños Cantores de Viena, con ocasión del Concierto de Año Nuevo 2012.


Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, compártelo en Facebook, o Twitter, o recomiéndalo en Google

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.