martes, 31 de mayo de 2011

Rossini: Barbero de Sevilla - Cavatina


Figurines de Rosina y Fígaro diseñados para la representación
de Il Barbiere di Siviglia en la Scala de Milán, en 1905

No obstante haber nacido un año antes de que le cortaran la cabeza a Luis XVI, circunstancia que podría haber favorecido el vaticinio de que le tocaba vivir una época tormentosa, el compositor italiano Gioacchino Rossini alcanzó el éxito a los veinte años con el estreno de una ópera bufa en la Scala de Milán, que llegó a representarse 53 veces en la temporada de ese año, 1812.

Dos años más tarde, y solo cuatro después de iniciada su carrera, Rossini ya era, inapelablemente, el compositor más popular de Italia. Posteriormente lo será también de Viena y París, donde una larga serie de otros compositores deberá enfrentarse a su enorme fama y prestigio compitiendo por el favor de la audiencia, a lo que no estuvieron ajenos músicos de la talla de Chopin, o Liszt.

Gioacchino Rossini (1792 - 1868)
Y si el gusto de la época iba más por la música cantada que por la instrumental, o por el bel canto de la ópera italiana romántica para ser más precisos, Rossini no tuvo en ello más participación que la que surge del valor de su propia obra. Por el contrario, el bueno de Rossini acogió y dio a conocer en París a muchos de estos jóvenes compositores que acudían allí a tratar de consolidar una carrera, en una ciudad en que damas y caballeros nobles podían perder toda compostura tratando de conseguir un palco para escuchar Cosi fan tutte de Mozart, El barbero de Sevilla de Rossini o Norma de Bellini.

Respecto de los compositores ya consolidados, Rossini también hará su aporte y visitará a Beethoven en Viena en 1822 para saludar al autor de la sinfonía "Heroica", que ya está completamente sordo. Rossini tiene solo treinta años. Beethoven, de 52, le asegurará que mientras exista la ópera italiana, El barbero de Sevilla no dejará de representarse.
Chopin adolescente había asistido a su primera representación en Varsovia, en 1825. La obra le encantó y de ahí en adelante no dejará de adorar esa música espontánea, colmada de ingeniosos detalles en su escritura y reveladora de un gran sentido del humor casi rayano ahora podemos verlo en el absurdo contemporáneo. Luego en París, Frédérick tendrá varias ocasiones de repetirse el suculento plato.

Il barbiere di Siviglia, ópera bufa de Gioacchino Rossini, tuvo su estreno en Roma, en febrero de 1816, bajo la dirección de su autor, que contaba 24 años. Estructurada en dos actos, la obra está basada en la comedia homónima de Beaumarchais, cuya "segunda parte", Las bodas de Fígaro, Mozart ya había "musicalizado", años antes.

La cavatina (una melodía simple, menos brillante que un aria) de Rosina −por cuyos favores se enfrentan Don Bartolo y el conde de Almaviva− inicia la segunda escena del Acto I. Se presenta aquí magistralmente cantada por la soprano de coloratura estadounidense Kathleen Battle, en versión de concierto.



........................................................................................................
Amigo visitante:
Si has disfrutado de la lectura y de la música que este blog ofrece libremente, puedes apoyar su mantención y continuidad de manera concreta mediante la compra online del relato "El atrevido amante de los silencios", primera entrega de la serie "Cuentos para músicos", de la que es autor el escribidor de este blog.



Y si te gustó el artículo, usa estos botones para compartirlo en Facebook, o Twitter, o para recomendarlo en Google

4 comentarios :

  1. Daguito:
    Brillante tu articulo, el grabado y tu eleccion de Joyce DiDonato, que esta grande, grandisima en la cavatina. En cuanto llegue a Oxford me apresurare a escucharla otra vez por Maria Callas para saber si todavia es la que la canta mejor...
    Desde Niza, con felicitaciones por tu excelente blog, te saluda,
    Enrique

    ResponderEliminar
  2. Henry: Muchas gracias por tu comentario. La verdad es que dudé entre la Callas y esta niña, pa qué te voy a decir una cosa por otra. Pero en la comparación la Callas sale perdiendo porque está en desventaja por la cuestión de la tecnología. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Con menor tecnología y todo, "Una voce poco fa" queda mil veces mejor en voz de la Callas.

    ResponderEliminar
  4. Qué categórico... Habrá que poner a la Callas, entonces, en algún momento.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.