viernes, 13 de mayo de 2011

El abate Liszt



El príncipe Nikolaus era un egoísta de tomo y lomo. Divorciado y vuelto a casar, no estaba dispuesto a que su ex mujer hiciera lo mismo. Apenas supo de la intención de Franz Liszt de desposar a Carolyne de Sayn-Wittgenstein se dedicó a complotar por corredores y pasillos de la Santa Sede con el fin de impedirlo. La visita del emisario del Papa a Carolyne anunciando que la autorización de matrimonio debía revisarse era el fruto de todas sus intrigas.

Pero una vida de maquinaciones no le hace bien a nadie. Así fue como, en 1864, el príncipe abandonó este mundo sin que nadie lo llorara. Se presentó así la ocasión soñada para que Liszt y Carolyne se unieran en santo matrimonio, sin impedimento alguno. Pero al mismo tiempo la relación estaba iniciando el camino sin retorno del desamor: Franz, pensando que ya estaba viejo para esas lides, Carolyne, empezando a convencerse de que tal cúmulo de dificultades no era sino una advertencia del fracaso futuro.

Así las cosas, Liszt va a tomar la decisión de su vida, sorprendiendo a amigos, colegas y público. En el año 1865, a sus 54 años, el célebre pianista y compositor va a recibir las "órdenes religiosas menores", convirtiéndose así en el respetable abate Liszt. Sin embargo esto no impidió que continuara con su carrera, en sus vertientes conocidas de pianista, compositor... y amante, pues se tiene noticia de más de una aventura después de haber recibido las órdenes religiosas.

Pero Franz no dejó por esto de mantener contacto con su princesa Carolyne. Durante una buena cantidad de años intercambiaron miles de cartas, hasta el dia en que a Liszt le llegó su hora, el 31 de julio de 1886. Seis meses después, sin aspavientos, Carolyne habría de seguirlo.

Concierto para piano y orquesta N° 1
En el transcurso de su larga vida, Liszt compuso dos conciertos para piano y orquesta. El más celebrado y el que más ha concitado la atención de público e intérpretes es el primero de ellos. Su creación le tomó a Liszt cerca de 26 años. Los primeros bosquejos datan de 1830 cuando Franz tenía tan solo 19 años. En el transcurso de la extensa y animada vida del compositor, el concierto N° 1 va a sufrir una serie de modificaciones, que parecen culminar en 1853 con los últimos cambios. Dos años después, el concierto se estrenó en la ciudad de Weimar con el compositor al piano bajo la dirección de su amigo Héctor Berlioz. Con un par de modificaciones más, fue publicado en 1856.

El concierto completo dura cerca de 20 minutos, estructurado en cuatro movimientos que se tocan sin interrupción. En versión del pianista argentino Daniel Tiempo (notable discípulo de su compatriota Martha Argerich), los invito a escuchar el primer y segundo movimientos del Concierto N° 1 en mi bemol mayor de Franz Liszt.



..................................................................................................................
Amigo visitante:
Si has disfrutado de la lectura y de la música que este blog ofrece libremente, puedes apoyar su mantención y continuidad de manera concreta mediante la compra online del relato "El atrevido amante de los silencios", primera entrega de la serie "Cuentos para Músicos", de la que es autor el escribidor de este blog.



Y si te gustó el artículo, usa estos botones para compartirlo en Facebook, o Twitter, o para recomendarlo en Google

5 comentarios :

  1. Liszt siempre me ha intrigado. Porque paso tanto tiempo en Rusia? Donde compuso la "Fantasia Hungara" para Piano y Orq.?

    ResponderEliminar
  2. Hola: A mí también. Lo más probable es que haya sido compuesta en Weimar pues en los años de su publicación (versión orquestal, 1852) Liszt se encontraba allí, en su cargo de kapellmeister.
    Ahora, este puesto le fue ofrecido por la duquesa de Weimar, que era hermana, ni más ni menos, del zar Nicolás I. De modo que sus dos extensas giras a Rusia obedecerían, de alguna manera, a un cierto compromiso con esta aristócrata, en retribución, supongo, por el usufructo de este cargo fijo que por lo demás Liszt abandonaba para salir de gira cuando le daba la gana.

    ResponderEliminar
  3. No tenía idea que se había puesto los hábitos.
    ¿Habrá tenido ello, alguna influencia en sus obras posteriores? Dios quiera que así haya sido.

    ResponderEliminar
  4. También yo desconocía esta faceta de Liszt! Una vida increíble sin duda y que bueno que haya mantenido la relación con su princesa hasta el final.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, la verdad es que Liszt es todo un personaje. A pesar de todos sus amoríos, su vida entera tuvo siempre una ligazón con la espiritualidad, con lo religioso, al punto de que siendo muy joven, un muchachito casi, estuvo al borde de abandonar su incipiente y exitosa carrera de pianista por una vida entregada al retiro espiritual. Con hábito o sin él, Franz fue un seductor y un hombre profundamente religioso al mismo tiempo.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.