domingo, 30 de septiembre de 2012

Mozart: Concierto para violín N° 3




Wolfgang Amadeus Mozart tenía 19 años cuando compuso los cinco conciertos para violín, mientras se desempeñaba, muy a su pesar, en la orquesta de su torpe patrón Colloredo, príncipe arzobispo de Salzburgo, donde ocupaba la plaza de primer violín. Wolfgang, de la mano de su padre, hacía rato que había recorrido media Europa tocando el clave junto a Nannerl, su hermana mayor; había asombrado a medio mundo como tecladista pero su genio con el violín sólo era conocido por quienes habían tenido la fortuna de escucharlo en Salzburgo o en alguna modesta corte de los alrededores.

Su padre Leopold, que algo sabía de violines había escrito uno de los primeros tratados pedagógicos de la historia, sobre el violín le escribió alguna vez en una carta: "...sucede que tú mismo no eres consciente de lo bien que tocas el violín". Mucho más tarde, curiosamente, insistió: "Si hubieses querido, habrías llegado a ser el mejor violinista de Europa". Leopold no estaba enterado aún de que Wolfgang iba a ser el más grande compositor del periodo clásico.

Vista de Salzburgo, s. XVIII. Grabado de A.F.H. Naumann
Un año antes de la composición de los cinco conciertos, Wolfgang había recibido la negativa de Colloredo ante su solicitud de viajar a Viena para darse a conocer y relacionarse con otros músicos y liberarse durante un tiempo, por breve que fuera, del abatimiento que suponía estar al servicio de Su Eminencia en esa corte que detestaba.

De modo que es dable pensar que los conciertos para violín los haya compuesto pensando en un futuro y definitivo alejamiento de la corte de Salzburgo, una suerte de preparación y consolidación de repertorio para ser presentado ante las más llamativas cortes de Alemania o Francia, donde podría brillar también como violinista, siguiendo las indicaciones de su padre.

Sea como fuere, los cinco conciertos para violín los compuso Mozart en tiempo récord, entre abril y diciembre de 1775. En comparación con los conciertos para piano, se acostumbra señalar que aquellos compuestos para violín poseen un carácter más superficial, si bien en todos ellos se ve plasmado el inmejorable conocimiento que Wolfgang tenía del estilo melódico y gracioso de la escuela italiana, y constituyen, por cierto, un precioso testimonio de la elegancia y el estilo galante que, imaginamos, habrá sido la usanza en la corte de Salzburgo, hace más de dos siglos.

Concierto para violín y orquesta N° 3
El concierto N° 3, en sol mayor, estructurado en los tres movimientos tradicionales: rápido, lento, rápido, es uno de los más demandados por público e intérpretes de nuestro tiempo.
Con la violinista norteamericana Hilary Hahn de solista, acompañada por la Stuttgart Radio Symphony Orchestra dirigida por Gustavo Dudamel, se presenta aquí la versión ofrecida en 2007 en la oportunidad del cumpleaños del Papa Benedicto XVI, en una modesta sala de El Vaticano laboriosamente reacondicionada para la ocasión.


Movimientos:
00  Allegro  Prototipo de final galante, aunque lo superará en galanura el final del tercer movimiento. (Las cadenzas son de Hilary).
10:35  Adagio  En lugar del habitual andante, Mozart incorpora un adagio de atmósfera ensoñadora.
21:00  Rondo  Como de costumbre, un poco en broma y un poco en serio, Mozart dijo de este movimiento que "sólo hubiese podido ser escrito por un hombre de talento superior". Nada de finales brillantes. A su término, la pieza parece despedirse, con suprema elegancia, porque necesita tomar un descanso.

........................................................................................................................................

Amigo visitante:
Si has disfrutado de la lectura y de la música que este blog ofrece libremente, puedes apoyar su mantención y continuidad de manera concreta mediante la compra online del relato "El atrevido amante de los silencios", primera entrega de la serie Cuentos para Músicos, de la que es autor el escribidor de este blog.


Y si te gustó el artículo, usa estos botones para compartirlo en Facebook, o Twitter, o para recomendarlo en Google

2 comentarios :

  1. Tocar con violín alguna obra de Mozart es romper el tiempo, la luz y la gloria sin pasar por el miedo o la fe, solo el exito...

    ResponderEliminar
  2. Hola, Doménico: Me imagino que así debe ser. Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.