martes, 21 de febrero de 2012

Shostakovich, Kubrick... y Nicole



El camarada pianista y compositor Dmitri Shostakovich (1906 - 1975), Presidente de la Unión de Compositores Soviéticos, "Artista del Pueblo", y Premio Stalin varias veces, pasó también por etapas en que su obra no fue comprendida por parte de la Nomenklatura. Así fue como a partir de 1948, después de que el Primer Congreso de la Unión de Compositores lo acusara de mostrar en su obra una "tendencia musical antidemocrática, extraña al pueblo soviético y a sus gustos artísticos", se vio obligado a guardar silencio, junto con Prokofiev, Katchaturian y otros autores, hasta la muerte de Stalin, en 1953.

Dmitri Shostakovich (1906 - 1975)
Pero apenas dos años después, en 1955, el director de cine Mikhail Kalatozov, le solicitó que compusiera algunas piezas para su película "El primer escalón".
El camarada Dmitri, ahora rehabilitado, escribió para el film un vals muy simple y bello que algún tiempo después decidió incorporar a su Suite for Variety Orchestra, conjunto de ocho piezas donde este vals conforma la pieza número 7, si bien Dmitri señaló que pueden tocarse en el orden que se desee.


En el siguiente video se han unido dos escenas separadas de El Primer Escalón, que tienen como fondo musical –al principio algo debilucho–, la pieza original que después llevará por título Vals N°2, en la suite para orquesta.



Shostakovich compuso un número considerable de bandas sonoras para películas. Entre ellas, se distinguen señaladamente la música para el extraordinario Hamlet ruso, de 1964, y para El Rey Lear, de 1970. Fruto de este compromiso, y no obstante cierto desagrado oficial con alguna de sus obras, para el año de su muerte, en 1975, el camarada Dmitri, autor de una obra musical vastísima, era un intocable en la Unión Soviética y se fue de este mundo cubierto de honores.

Veinticinco años después, otro cineasta, que tenía por costumbre usar obras probadas para musicalizar sus filmes, Stanley Kubrick, decidió acompañar los títulos iniciales en blanco y negro de su película Eyes Wide Shut con la misma pieza que Kalatozov solicitó a Shostakovich. Para los créditos finales, repitió el recurso.
Un sagaz videísta de nuestros días tomó la brillante escena de Nicole Kidman en la alcoba discutiendo en onda cannabis, quitó el sonido original y la reemplazó por el vals de Shostakovich.
Disculpas agregadas el 3.1.13: Así como Mosfilm reclamó por sus derechos, tampoco podremos ver a Nicole Kidman, pues el videísta sagaz suprimió su propio video, probablemente por las mismas razones. Se ha reemplazado por un video con bellas imágenes de Moscú, bellas muchachas rusas y unos cisnes bailando que poco o nada tienen que ver. (Lamentablemente, el asunto de Kubrick, Nicole y su escena cannabis queda reducido ahora a pura información).


............................................................................................................................................
Amigo visitante:
Si has disfrutado de la lectura y de la música que este blog ofrece libremente, puedes apoyar su mantención y continuidad de manera concreta mediante la compra online del relato "El atrevido amante de los silencios",  primera entrega de la serie "Cuentos para Músicos", de la que es autor el redactor de este blog.



Y si te gustó el artículo, usa estos botones para compartirlo en Facebook, o Twitter, o para recomendarlo en Google

3 comentarios :

  1. Sin duda el Hamlet de la cinematografía soviética del año 1964, es la mejor versión de cine. La inglesa con L. Olivier, mediocre. La norteamericana, vulgar.

    ResponderEliminar
  2. Me gustó la reseña y me animaré a ver la versión soviética de Hamlet.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Memo: Buena idea. No te arrepentirás.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.