lunes, 13 de junio de 2011

Bellini: Norma - Casta diva



Las tres Giudittas
La primera Giuditta era casada y se apellidaba Cantú. Amaba profundamente el bel canto y en menor medida a su marido, con quien se había casado a los 16 años, en 1819. Antecedentes sencillos que sin embargo arrojan una luz para entender el hecho de que nueve años más tarde, con ocasión de la inauguración del Teatro Carlo Felice, en Génova, cayera rendida a los pies del joven autor de la obra, Vincenzo Bellini, nacido en Catania en 1801, niño prodigio a los 7 años y destinado a ser el último representante del bel canto romántico del siglo XIX.

Vincenzo Bellini (1801 - 1835)
Amén de clandestina, la relación con Giuditta fue desde luego inspiradora al tiempo que larga, apasionada y tormentosa. Vincenzo, cuyo ardor pasional no se adivina en la delicadeza de su rostro, había experimentado a los 20 años el amor mayúsculo en la persona de una joven alumna, Maddalena Fumaroli quien despertó en él, cómo no, una pasión volcánica. Por desgracia, según se cuenta, el entusiasmo de Maddalena amainó y al poco tiempo se apagó completamente.
Este temprano desencanto llevará al compositor, ya maduro, a decidirse a jugar a tres bandas en el asunto amoroso. Es entonces cuando a Giuditta no le quedará más alternativa que compartir. 

Durante unos buenos años, Vincenzo había vivido una larga serie de lances amorosos, en Milán y en Génova. Como resultado de estos idilios, para el estreno en 1831 de su gran obra maestra, Norma, en la Scala de Milán, subieron a compartir escenario otras dos Giudittas, la soprano Giuditta Pasta y la contralto Giuditta Grisi, dos pasiones que Bellini mantenía en un discreto segundo plano y que no abandonó mientras Giuditta primera estuvo a su lado, afortunada coincidencia que impidió que al caer enfermo en 1830, mientras la fiebre lo consumía, confundiera en el delirio sus nombres.

Norma - Casta Diva
En el primer tercio del siglo XIX se pusieron de moda en Europa las obras ambientadas en La Galia o los pueblos prerromanos. La ópera Norma, ambientada en el siglo I a.C., no escapa a esta tradición: la protagonista homónima es una sacerdotisa druida enamorada fatalmente de un cónsul romano. Su plegaria a la Luna –Casta Diva– se convertirá en el aria más célebre del bel canto belliniano. Muy difícil y exigente, serán pocas las cantantes que en el siglo XX puedan rendir una performance a la altura del vuelo lirico que supone la soberana belleza de su melodía. Notables excepciones fueron en su momento Maria Callas y Monserrat Caballé.
Dicho esto, se presenta aquí en una versión de concierto, más reciente, a la soprano norteamericana Renée Fleming, en el Palacio de los Zares, San Petersburgo.


Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes en Facebook, o Twitter, o lo recomiendas en Google

2 comentarios :

  1. Interpreta bastante bien Renee Fleming esta pieza. Usa bien su voz y ésta es muy dulce.

    Disfruté mucho escuchando

    Gracias, Dago

    ResponderEliminar
  2. Hola, Anónima:
    Se dice que la mejor interpretación es la de la Maria Callas, pero los audios que hay disponibles no son muy buenos. Yo prefiero a la Fleming. Me alegro que te haya gustado.
    Muchas gracias por tu comentario.
    Dago

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.