martes, 27 de enero de 2015

Beethoven: Sonata "Los Adioses"



Pese a que por esos años ya llevaba alrededor de una década lidiando con la creciente sordera, entre 1808 y 1811 Beethoven fue capaz de concluir un torrente de composiciones que, si su vida se hubiese detenido al final de esa época, habrían bastado para asegurarle con toda propiedad un lugar prominente en la historia de la música. A esa etapa corresponde la composición de la Quinta y Sexta Sinfonías, los conciertos para piano Nos 4 y 5, el concierto para violín, la ópera Fidelio, y las sonatas para piano Waldstein, Appassionata y Los Adioses.

Archiduque Rodolfo de Austria
(1788 - 1831)
Pacto de los tres príncipes
Son los años también de la suscripción del "pacto" mediante el cual su principal mecenas y pupilo, el archiduque Rodolfo, junto a sus pares los príncipes Lobkowitz y Kinski, acordaron entregar a Beethoven un apoyo financiero anual que no bajaría de los 4000 florines. Debido a fatales circunstancias, solo el archiduque Rodolfo pudo cumplir con lo pactado, pagando religiosamente al maestro su parte año tras año. No es casual entonces que el archiduque haya sido el destinatario de catorce composiciones del maestro.

Sonata N° 26, en mi bemol mayor, Los Adioses
El 12 de mayo de 1809, por segunda vez en la década, las fuerzas napoleónicas ocuparon Viena, y la familia imperial se vio forzada a abandonar la capital del Imperio. Una semana antes de la ocupación, el archiduque Rodolfo había salido también de la ciudad, aunque con intenciones de pronto regreso. Pero debió esperar hasta el 30 de enero de 1810. A su llegada a Viena, le fue ofrecida la dedicatoria de la sonata N° 26 compuesta por Beethoven en los meses precedentes, no por encargo, sino para reseñar la partida, la ausencia y el retorno de su más fiel patrón y amigo.

La sonata fue publicada por primera vez en Londres por Muzio Clementi, quien tradujo los subtítulos originales de Beethoven al francés, por razones de mercado. La dedicatoria reza: "En la partida de su Alteza Imperial, el Archiduque Rodolfo, con admiración".

Movimientos
00       Les Adieux:  Adagio - Allegro (1:54)
07:14  L'Absence: Andante espressivo  Enlaza sin pausa con el tercer movimiento, en:
10:50  Le retour: Vivacissimamente  Movimiento de gran exigencia técnica, se supone que expresa el regocijo por el retorno del amigo y protector a quien está dedicada la obra.

La versión es del maestro chileno Claudio Arrau, en recital monográfico de Beethoven. Berlín, 10 de abril de 1970.


Si te gustó el artículo, compártelo en Facebook, o Twitter, o recomiéndalo en Google

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.