viernes, 29 de mayo de 2015

Alexander Glazunov: Concierto para violín



Nacido en San Petersburgo en 1865 en el seno de una familia acomodada, Alexander Konstantinovich Glazunov comenzó a estudiar piano a los nueve años y a los once decidió probar suerte en la composición. Acertado camino el escogido pues poco tiempo después había terminado su Primera Sinfonía, que al cabo de un año tuvo su estreno bajo la dirección de Mili Balakirev. La recepción fue tal que el joven músico se encontró, de la noche a la mañana, convertido en un distinguido compositor ruso. Glazunov tenía 16 años. No mucho después, Liszt dirigirá su opera prima en Weimar.

El Conservatorio y el exilio
Discípulo de Rimski-Korsakov, a fines de siglo ya había encontrado la fama antes de cumplir los 35 años. Profesor de composición en el conservatorio de San Petersburgo, tomó luego su dirección en 1905, cargo en el que permanecerá hasta 1928, cuando aprovechando una invitación a Viena para conmemorar los cien años de la muerte de Schubert, abandonó Rusia para no volver. No se sentía cómodo Glazunov a la cabeza de la casa de estudios, no compartía que la música pudiera ser un vehículo de propaganda.

Alexander Glazunov (1865 - 1936)
Un sinfonismo en exceso formal 
Y así como la Rusia soviética lo había tildado de "artista burgués" y acusado de no ser lo suficientemente "ruso", Europa occidental comenzó a calificar su música de excesivamente "europeizada". Finalmente, el compositor, de más de sesenta años, no parecía ya contentar a nadie. Por añadidura, afincado en París, sus ocho sinfonías no podían eludir la competencia de las de Brahms, Bruckner, o Mahler.
En sus últimos años, Glazunov, al igual como aconteció con Rachmaninof (cuya Primera Sinfonía, según se rumoreó, estrenó Glazunov en estado de intemperancia), era considerado abiertamente un autor "anticuado".

Concierto para violín y orquesta en la menor, opus 82
Su mejor momento lo había experimentado veinte años antes, cuando fue designado director del Conservatorio. De esa época data la que tal vez sea su obra más perdurable, el Concierto para violín y orquesta en la menor. Compuesto en 1904, tuvo su estreno en San Petersburgo el 15 de febrero de 1905 (tres semanas después del estallido de los sucesos revolucionarios de aquel año).
Pese a carecer de secciones o partes claramente enumeradas por el autor, se acostumbra considerar que la obra consta de tres movimientos. Otras miradas señalan cuatro. O un solo movimiento en forma sonata, si se conviene en que el "segundo" movimiento forma parte, extrañamente, del "primero" –una rareza de Glazunov, adosada a esta elegante y romántica obra.
00       Moderato
04:24  Andante sostenuto
14:46  Allegro

La versión es de la violinista estadounidense Hilary Hahn, acompañada de la WDR Sinfonieorchester de Colonia, bajo la dirección del maestro ruso Semyon Bychkov.


Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes en Facebook, o Twitter, o lo recomiendas en Google

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.