martes, 12 de junio de 2012

Mendelssohn: Concierto para violín



En términos generales puede decirse que a Félix Mendelssohn le fue bastante bien en la vida, cuestión poco común entre sus colegas románticos. El único "pero" es que fue muy breve, pues solo vivió hasta los 38 años.
Nacido en Hamburgo en 1809, un año antes de Chopin y dos antes que Liszt, Félix Mendelssohn-Bartholdy provenía de una familia de banqueros. Su padre participó hasta 1811 en el negocio de la banca, regentando uno de los establecimientos de crédito más prestigiosos de Europa. Su madre, asimismo, era hija de un prominente banquero de Berlín.

Mendelssohn: músico y pintor
Las primeras lecciones de piano las recibió Félix de su madre y al poco tiempo dio muestras de gran talento musical. Cuando cumplió los once años, su padre Abraham terminó por convencerse de las extraordinarias disposiciones de su hijo para la música y, contra todo pronóstico, proviniendo de un personaje ligado a los negocios, anotó en una carta familar la siguiente frase: "la música será para él quizás un oficio".
Y para que la formación artística del hijo fuese completa, Abraham hizo que Félix tomara clases en la Academia de Bellas Artes de Berlín. Durante toda su vida, Félix va a pintar extraordinariamente bien, mostrando en sus acuarelas una prodigiosa técnica.

Félix Mendelssohn-Bartholdy (1809-1847)
Paralelamente a las clases de música y pintura, Mendelssohn siguió estudios de estética, geografía e historia de la revolución francesa en la universidad de Berlín. Cumplidos los 20 años –hacía cuatro que ya había compuesto la obertura del Sueño de una noche de verano, que incorpora su popularísima marcha nupcial– su padre le regaló una suerte de año sabático multiplicado por tres. En efecto, durante tres años, Mendelssohn pudo viajar por toda Europa, sin otro propósito que componer, y conocer la música de otros países. Si regresaba a Berlín, podía alojarse en el palacete de la familia, en cuyos jardines se alzaba un pabellón capaz de albergar a unos cien asistentes, y donde el joven Félix estrenó varias de sus obras, y que recibió en su momento la visita de Chopin o la del poeta Heine. (A pesar de haberse conocido en París, es poco probable que Liszt fuera uno de los invitados frecuentes a la casa Mendelssohn, pues a Félix no le caía en gracia, al extremo de sostener que Liszt tenía "muchos dedos pero poco cerebro").

Cécile Jeanrenaud (1817 - 1853)
En pleno disfrute de esta generosa vida, el verano de 1836 Félix tuvo la fortuna de conocer a la bellísima Cécile Jeanrenaud, de tiernos diecisiete años. Fue amor a primera vista para ambos, sin crisis ni contratiempos de ningún tipo, al contrario de sus contemporáneos Liszt, Chopin, Wagner o Berlioz, y ni qué decir del pobre Schumann. Se casaron al año siguiente y, al parecer, fueron muy felices. Tuvieron cinco hijos.

Pero como la felicidad no dura para siempre, en mayo de 1847 falleció súbitamente su hermana Fanny a causa de una embolia cerebral, dolor que a su vez provocó en Félix un derrame cerebral, del que se recuperó parcialmente aunque las secuelas lo llevaron a la muerte seis meses más tarde. La bella Cécile tampoco soportó el dolor, sobreviviéndole tan solo seis años.

Concierto para violín en mi menor
La idea de este concierto surgió durante el verano de 1838. Así le escribió a su amigo el violinista Ferdinand David: "tengo la idea de un concierto en mi menor que me da vueltas en la cabeza y no me deja en paz". Pero el proyecto no plasmó sino hasta 1844, durante las vacaciones de la familia en un lugar idílico cerca de Frankfurt cuando, en palabras de Félix, sólo pretendía "...comer y dormir, sin frac, sin piano, sin tarjetas de visita, sin carruajes ni trabajos, pero con asnos, flores del campo, papel pautado, bloc de dibujos, Cécile y los niños". Pero el concierto que daba vueltas en su cabeza pudo más.
El estreno tuvo lugar el 13 de marzo de 1845, en la Gewandhaus de Leipzig, bajo la dirección de un colega pues Mendelssohn se encontraba muy débil para hacerlo.

Movimientos
Los tres movimientos van unidos, sin solución de continuidad (attacca):
00       Allegro molto appassionato (el movimiento que lo ha hecho célebre)
13:30  Andante
20:52  Allegreto non troppo - allegro molto vivace

La versión es de la violinista estadounidense Hilary Hahn, acompañada de la Frankfurt Radio Symphony Orchestra, conducida por el director de origen estonio Paavo Järvi.



............................................................................................................................
Amigo visitante:
Si has disfrutado de la lectura y de la música que este blog ofrece libremente, puedes apoyar su mantención y continuidad de manera concreta mediante la compra online del relato "El atrevido amante de los silencios", primera entrega de la serie "Cuentos para músicos", de la que es autor el redactor de este blog.



Y si te gustó el artículo, usa estos botones para compartirlo en Facebook, o Twitter, o para recomendarlo en Google

4 comentarios :

  1. alvaro perez campos14 de junio de 2012, 13:00

    Creo que el aporte que haces al mostrar musica sus creadores e interpretes y los comentarios es brillante te felicito pianista tardío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Alvarito. Espero que dure harto tiempo.

      Eliminar
  2. Un hombre bien completo, Don Félix, nada que decir. Me alegra que haya tenido una vida, aunque corta, feliz. Eso si, no comparto para nada su comentario sobre mi adorado Lizt.

    Preciosa y virtuosa la violinista -y también pianista-Julita Fisher. Nos vemos el sábado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón. Es muy injusto su comentario sobre Liszt.

      Eliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.