miércoles, 30 de noviembre de 2011

Isaac Albéniz - Asturias, leyenda



El niño prodigio catalán Isaac Manuel Francisco Albéniz nació en 1860 en una ciudad de la provincia de Gerona, España. Cuando contaba con solo cuatro años, tuvo lugar su primera presentación pública al piano, presentando un programa de gran dificultad y que le valió un éxito clamoroso, al extremo de que se sospechó engaño de parte de los organizadores y hasta circularon rumores de que entre bastidores había un pianista que doblaba la interpretación del niño.

Pero no, era el niño quien efectivamente tocaba el piano. Como señaló un crítico, se trataba de "el nuevo Mozart vuelto a la tierra". No era una opinión tan alejada de la realidad pues este nuevo Mozart también contó con un padre ambicioso que no cejó en sus intentos por explotar sus extraordinarias dotes para la música, instándolo a "componer" cuanto antes, con el feliz resultado de una Marcha militar, a cuya partitura impresa el padre solicitó se agregara: "compuesta por el niño de ocho años Isaac Albéniz".

Isaac Albéniz, alrededor de 1872
Isaac ingresó al conservatorio de Madrid a los ocho años pero a los diez decidió darse una escapadita y tomó el primer tren rumbo a El Escorial, donde ofreció varios recitales en el casino de la localidad. Luego, partió de regreso a Madrid pero antes de llegar, decidió bajarse en una estación cualquiera y tomó el tren en dirección contraria, iniciando así su primera gran gira artística por varias ciudades de España.

Volvió al Conservatorio pero al poco tiempo se marchó a Andalucía, donde aumentó su serie triunfal de actuaciones. Encontrándose en Cádiz, poco después, decidió embarcarse como polizón en un barco que partía rumbo a Puerto Rico. No tenía pasaje pero había un piano a bordo. Gracias a él, pudo pagar su pasaje y llegar a tierras americanas. El niño prodigio del piano y de las aventuras tenía entonces doce años.

Asturias, leyenda
Es una de las piezas que integran la suite para piano solo Suite española, compuesta alrededor de 1886. Originalmente, la suite constaba de cuatro partes. Un editor agregó otras cuatro después de la muerte del compositor (1909), entre ellas un preludio que correspondía a otra suite y le llamó Asturias, leyenda.

Esta pieza debe ser una de las escasas obras que transcritas para otro instrumento adquieren otra dimensión y resultan más bellas que la versión original. A tal punto es así que Asturias es interpretada con mucho mayor frecuencia en su transcripción para guitarra antes que en la original para piano, que siempre resulta un poco ruda, debido, no está demás decirlo, a la dificultad que presentan los enormes saltos en el teclado.
En cambio, a la virtuosa guitarrista croata Ana Vidovic, en este recital en Nueva York, no se le mueve un pelo.



.............................................................................................................................
Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes, o más sencillamente, lo recomiendas en Google con un cómodo clic

10 comentarios :

  1. Gracias Dago por compartir tanta belleza¡¡un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Los agradecimientos son para ti, por visitar el blog y difundirlo como lo haces. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. ¡Muy interesante el blog! Un saludo y agradecimiento por el trabajo de difundir la música.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Amjad, por tu alentador comentario.

      Eliminar
  4. me gusta mucho esta página, me hice seguidor!!! :)
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Manipulador. No te defraudaremos.

      Eliminar
  5. Hola, no sabía de este prodigioso pianista, tuve el placer de leer de él buscando música clásica que probablemente haya escuchado Rubén Darío. Gracias mil. Élida

    ResponderEliminar
  6. Hola, Elida: Es lo más probable, que Darío haya escuchado esta música. Y todos nos alegramos por ello, creo. Un saludo, Elida, y muchas gracias por dejar aquí tu comentario.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.