domingo, 15 de septiembre de 2019

Beethoven: Novena Sinfonía - 4to mov.


Muy pocas deben ser las personas que en este mundo desconocen la tonadilla del "Himno a la Alegría" de Beethoven. De los millones que la conocen, muchos estarán enterados de que pertenece al cuarto movimiento y final de su Novena Sinfonía, también llamada Sinfonía Coral, pues incorpora voces solistas y coro en dicho movimiento.
Pero tan novedoso final no estuvo claro en un principio.
Recientes investigaciones sugieren que Beethoven tuvo algunos reparos para acometer tan grandiosa empresa. Mientras trabajaba en el finale de la sinfonía, consideró la alternativa de incorporar un final puramente instrumental, eliminando tan innovador cierre. Las dudas continuaron y en más de una ocasión habló de remover canto solista y coros.
Finalmente no lo hizo, con lo que queda señalada la inmensa ambición con que el maestro acometió la construcción de tan portentosa partitura.


La Oda
Desde muy joven, Beethoven se sintió cautivado por la grandiosa exaltación de la hermandad del hombre presente en los versos del poema de Schiller, An die Freude (A la Alegría). Ya en 1793 pensaba que tenía que incorporarla a su música, "verso por verso". Y la oda de Schiller se convirtió en una obsesión. Año a año, boceto tras boceto, la celebrada melodía de la Novena Sinfonía se fue elaborando, meticulosamente, hasta encontrar su forma definitiva recién en el año 1822, con textos seleccionados de la obra de Schiller y unas palabras introductorias de Beethoven.

La Sinfonía
La propia sinfonía, cuyo título completo es "Sinfonía, con coro final sobre la Oda a la Alegría, de Schiller", fue escrita durante un periodo de seis años, desde 1817 hasta 1823. Su composición respondía a un encargo de la Sociedad Filarmónica de Londres.
Dedicada nada menos que al rey Federico Guillermo III de Prusia, tuvo un grandioso estreno el 7 de mayo de 1824, en Viena. Era la primera aparición pública del maestro en doce años.

La sordera
Para la fecha, la sordera progresiva de Beethoven había alcanzado una etapa que le hacía imposible dirigir. Sin embargo, aquella velada hizo algo parecido, ubicándose cerca del director durante la interpretación para indicar los tempi correctos.
Llegó el cuarto movimiento, y los solistas y coro entonaron la oda. La música llegó a su fin. El aplauso fue estruendoso, pero Beethoven, de espaldas al público, siguió marcando el tempo hasta que una de las solistas, la contralto, le indicó que se volteara en dirección al público. Recién ahí el maestro se enteró de que la obra había terminado y que el público vienés la recibía aplaudiendo a rabiar.

Sinfonía No 9 - Cuarto movimiento y final.
Marcado Presto; Allegro assai, el cuarto movimiento tiene forma de tema y variaciones, con dos temas más una introducción.
El material musical de cada uno de los tres movimientos anteriores –aunque ninguno es una cita literal–, se presenta sucesivamente. Estos dan paso a pasajes instrumentales a cargo de las cuerdas bajas. Después de esto, el tema "Oda a la Alegría" es introducido por los violonchelos y los contrabajos. Después de tres variaciones instrumentales sobre este tema, la voz humana se presenta por primera vez a cargo del barítono, que canta palabras escritas por el propio Beethoven: "¡Oh Freunde, nicht diese Töne!" Sondern laßt uns angenehmere anstimmen, und freudenvollere. '' ("¡Oh amigos, no estos sonidos! ¡En lugar de eso, busquemos otros más agradables y más alegres!").

La oda es tocada, primero por la orquesta, y luego por el coro. Violonchelos, flautas y oboes crean el clima y las voces masculinas y femeninas se alternan declamando el Himno a la Alegría, acompañadas por la orquesta completa.

La sinfonía avanza y se eleva sobre sí misma, mientras los coros llegan a niveles atronadores. Una doble fuga da el contrapunto pausado que lleva al veloz y prolongado cántico final, un desenlace de sinfonía único en la historia de la música.

La versión, magnífica, es de la West-Eastern Divan Orchestra junto al National US Choir, dirigidos por el maestro Daniel Barenboim.



Amigo visitante:
Si te ha gustado el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes, con un cómodo clic

4 comentarios :

  1. Dago,
    Felicitaciones!!!
    Un interesante y educativo blog.
    Ahora mismo, estoy disfrutando de la Sinfonía no 9, su cuarto movimiento.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  2. Hola Kallens: Qué bueno. Muchas gracias y saludos también.

    ResponderEliminar
  3. Como siempre felicitaciones y agradecimientos por permitirnos disfrutar de la excelente interpretación del cuarto movimiento de tan maravillosa obra. ¡GRACIAS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola: Muchas gracias por tus palabras. Saludos fraternos.

      Eliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión siempre será bienvenida.