sábado, 3 de septiembre de 2016

Karl Czerny: Variaciones "La Ricordanza"



Karl Czerny, compositor y pedagogo vienés, es recordado hoy principalmente por su labor pedagógica. Todo estudiante de piano ha debido lidiar con sus estudios y ejercicios sobre velocidad y digitación, pues no por nada se le considera uno de los padres de la moderna técnica pianística. Como maestro, enseñó a Liszt. Como alumno, lo fue de Hummel, Salieri y Beethoven. Fue niño prodigio, como corresponde a todo gran pianista.

A los nueve años, cuando ya componía y manejaba el repertorio corriente, fue presentado a Beethoven en Viena, para quien tocó la sonata Patética. Beethoven escribió a su padre: "El niño tiene talento. Lo acepto como alumno. Yo mismo le enseñaré. Mándemelo una vez a la semana".
Czerny recibió lecciones del maestro desde 1800 hasta 1803. Dos años más tarde, necesitó una recomendación. Esto es lo que escribió Beethoven, en 1805:
"Yo que firmo abajo, tengo el placer de atestiguar que el joven Karl Czerny ha hecho un adelanto extraordinario en el piano, más allá de lo que podría esperarse a la edad de 14 años. Creo que merece toda la ayuda posible, no sólo por lo que acabo de manifestar, sino por su asombrosa memoria".
Karl Czerny (1791 - 1857)
Efectivamente, Czerny fue uno de los grandes pianistas de la primera mitad del siglo XIX. En 1812 estrenó en Viena el Concierto Emperador, de su maestro. Pero le gustaba poco tocar en público. Tampoco hizo muchas giras, prefería quedarse en Viena y componer, en lo que fue por demás prolífico: su obra suma más de mil números de opus publicados, entre misas, sinfonías, conciertos y sonatas. Nunca se casó, y a su muerte dejó una importante fortuna.

Variaciones sobre un tema de Rode
El siglo XX, sin embargo, lo tenía olvidado, como compositor. Hasta que en 1940 Vladimir Horowitz descubrió unas interesantes variaciones, fruto de su pluma. Son las variaciones sobre "La Ricordanza", un aria de Pierre Rode, violinista y compositor francés.
Luego del hallazgo de Horowitz, el maestro y gran pedagogo Karl Czerny ha gozado de un modesto renacer, rescatándose parte de su obra en los últimos veinte años; la obra compositiva decimos, pues su aporte pedagógico lleva dos siglos de continua presencia.

La versión es de la pianista sudcoreana Sangyoung Kim.



Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes, o más sencillamente, lo recomiendas en Google con un cómodo clic

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.