domingo, 14 de agosto de 2016

Mozart: El Rapto en el Serrallo - Obertura



Luego de asistir en Munich al exitoso estreno de su ópera Idomeneo, re di Creta, Mozart debió trasladarse a Viena, en marzo de 1781, siguiendo a su patrón Colloredo, para estar presente en las celebraciones de la ascensión al trono de José II de Habsburgo como emperador austriaco. En mayo, se produjo el altercado con Colloredo que terminó con la dimisión de Mozart. El compositor, de veinticinco años, se establecerá entonces en Viena para desarrollar una carrera como músico independiente. En julio recibirá un libreto, de corte "orientalizante", al que pondrá música.

Había llegado en buen momento. José II, hijo de María Teresa de Austria, y hermano de la desventurada María Antonieta (todavía no lo es pero ya lo será), alentaba la creación de una ópera alemana. Para ello, comisionó a su "inspector de teatros" Gottlieb Stephanie, la escritura de un libreto que, montado musicalmente, tuviera como resultado un espectáculo jovial, alegre. Stephanie, personaje de no muy buena reputación en Viena, no se devanó los sesos para escribirlo. Tomó uno ya publicado y lo alteró según su propio entendimiento (el autor original reclamó "plagio", pero sin mucho arrebato pues a su vez lo había tomado de otro).

Y bueno, pues, allí en Viena estaba Mozart, celebrado autor de Idomeneo, en busca de oportunidades... Ambos artistas trabajaron durante un año en perfecta armonía y el estreno del singspiel en tres actos El Rapto en el Serrallo se celebró con apabullante éxito en el Burgtheater el 16 de julio de 1782, con la dirección de Mozart desde el teclado. Con excelente taquilla, las representaciones abundaron aunque el compositor no recibió ingresos por ellas. Solo se le pagó una vez por la obra.

El libreto no era precisamente una obra maestra pero con su música Mozart logró hacer de las desenvueltas estrofas de Stephanie su primer gran éxito en Viena. Responde el libreto al gusto por "lo exótico", en su clímax por esos años, aunque la moda en realidad no tenía nada de nuevo. Como ha señalado un destacado historiador y musicólogo, "las óperas turcas, las comedias turcas, y las novelas turcas estaban ya de moda en el 1600". La historia narra las peripecias de Constanza, su criada y el novio de ésta, otro sirviente, que tras ser capturados durante un  abordaje pirata, sirven ahora a un pachá turco, en su serrallo, su palacio. El prometido de Constanza intentará rescatarlos. La historia termina felizmente, gracias a la clemencia del pachá.

La novedad, quizá, está en la incorporación de "música turca", presente a través de instrumentos poco comunes en occidente para la época, como platillos o triángulos, para crear una atmósfera "oriental", apreciable ya desde la obertura, de mucho colorido, capaz de introducir a la audiencia de inmediato en un ambiente de fábula.

La versión, de la obertura, es de la Sinfónica de Viena, conducida por el director italiano Fabio Luisi.



Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, compártelo en Facebook, o Twitter, o recomiéndalo en Google

4 comentarios :

  1. Solista que introduce al oyente en el alma de Mozart.Excelente

    ResponderEliminar
  2. Hola, FranLuis: Sentido y acertado comentario. Gracias. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Lo "turco" estaba de moda en ese entonces, Mozart ya había apelado en otras ocasiones a los ritmos orientales en el final del concierto para violin no 5 donde el delicado minué se interrumpe para dar lugar a la parte central de estilo "turco", también en el archiconocido final de la sonata kv 331, de modo que no era desconocida para el la música turca. Creo que Haydn tambien compuso alguna opera de temática turca. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Así es, Daniel Gracias por el comentario.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.