viernes, 1 de abril de 2016

Friedrich Kuhlau: Sonatina Opus 20 No 1



A raíz de un resbalón en las calles tapizadas de hielo de Lüneburg, al norte de Alemania, el futuro compositor y pedagogo alemán Friedrich Kuhlau se quedó ciego de un ojo cuando apenas tenía siete años. Poco tiempo llevaba allí la familia, que cada tanto se veía forzada a reinstalarse en un nuevo lugar de residencia debido a que el padre, músico de banda militar, debía seguir a su guarnición cuando ésta era relocalizada.

Friedrich Kuhlau (1786 - 1832)
Nacido en 1786 en Uelzen, cerca de Hannover, terminó su enseñanza escolar en Brunswick, a los catorce años. Pero fue en Hamburgo donde comenzó a seguir estudios de piano y composición. Allí compuso sus primeras obras: algunas canciones y música de cámara.
Y pese a su temprana invalidez, para 1804 se había convertido en un notable intérprete del piano. Seis años más tarde, se ganará la vida ofreciendo recitales, en Copenhague, adonde se había trasladado huyendo de las tropas napoleónicas, que asolaron parte del norte de Alemania por esos años. Allí vivirá hasta su muerte, temprana, en 1832.

Siete años antes, en 1825, había tenido la oportunidad de conocer a Beethoven en Viena. Gran admirador del maestro, después de trabar amistad con él se entregó a la tarea de dar a conocer buena parte de su obra en los círculos musicales de Copenhague. Muy agradecido habrá quedado el maestro, es de suponer, antes que nada porque ya estaba viejo y le quedaban solo dos años de vida.

Kuhlau fue un compositor prolífico, principalmente de óperas, música de cámara y obras para flauta (estas últimas exigidas por la contingencia económica --en cada casa habría una flauta, presumimos) pero hoy se lo recuerda mayormente por su obra para piano, de gran valor pedagógico, y que incluye un concierto para el instrumento. Son sus sonatinas lo más grabado, y lo que con mayor acierto podemos escuchar en encores. No muy exigentes, constituyen un excelente terreno para preparar el desafío mayor de las grandes sonatas, las del maestro a quien admiraba, por ejemplo.

En versión del pianista japonés Mitsuro Nagai, se presenta aquí la Sonatina No 1 del opus 20, en Do mayor. Sus ocho minutos de duración contemplan tres secciones: Allegro - Andante - Rondó (allegro).


Amigo visitante: 
Si te gustó el artículo, compártelo en Facebook, o Twitter, o recomiéndalo en Google

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.