viernes, 29 de enero de 2016

Chopin: Nocturno Opus 55 No 1



El último concierto que Chopin dio en París tuvo lugar el 16 de febrero de 1848. Una semana más tarde estalló la insurrección conocida como la Revolución de Febrero que terminó con la caída del rey Luis Felipe, quien se apresuró a cruzar el Canal de la Mancha para llegar a Newhaven con nombre falso, Mr. Smith. Pero el señor Smith no huyó solo, se llevó consigo a parte de la aristocracia y con ella a un buen número de los alumnos de Chopin.

George Sand tampoco estaba. La relación había terminado hacía tiempo (digamos de paso que no del mejor de los modos). Así que Chopin estaba solo en un París erizado de barricadas, y sin alumnos. Por fortuna, mantenía relación con uno de ellos, para el caso una alumna, de nacionalidad escocesa, que no estaba interesada en huir a ninguna parte. Más bien al contrario, Jane Stirling pretendía permanecer cerca de su maestro, de quien, al parecer, estaba enamorada.

La dama, seis años mayor que Chopin, lo invitó a Gran Bretaña. Nada retenía a Chopin en París, así que a mediados de abril hizo sus maletas y llegó a Londres el día 21. Permanecerá en la isla (también visitará Escocia) hasta noviembre de ese año, dando algunos conciertos y tomando un par de alumnos, nada significativo. Regresó a París sin un peso. Le quedaba menos de un año por vivir.

Nocturnos del opus 55
Compuestos entre los años 1842-44, fueron publicados en agosto de 1844, dedicados a su entusiasta pupila escocesa, Jane Stirling. Dos nocturnos conforman el opus: el No 1 en Fa menor, y el segundo en Mi bemol mayor.
El No 1, de estructura ternaria (tema, segundo tema, vuelta al primer tema), presenta una línea melódica de extrema simplicidad. Tal vez por ello sea el más popular de los dos. Por lo mismo, ha sido incluido en la banda sonora de un par de filmes.
Se presenta aquí en versión del pianista israelí Tzvi Erez.


Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, compártelo en Facebook, o Twitter, o recomiéndalo en Google

2 comentarios :

  1. Muy agradecida por la introducción.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Setefilla: Gracias a ti por el comentario. Es lo que siempre pretendemos. Señalar el contexto histórico, y la situación de vida, personal. No siempre resulta. Un saludo.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.