jueves, 26 de marzo de 2015

Albinoni: Concierto para oboe, op 9 no 2



Ficticio autor de la composición musical más célebre de una supuesta época barroca –el Adagio asociado a su nombre–, Tomaso Albinoni fue un autor altamente prolífico aunque hoy se le recuerda principalmente por su música instrumental y, desde luego, por el adagio de marras que dio a conocer su nombre al público general, aunque él no lo hubiese compuesto. En su corpus musical, se cuentan ni más ni menos que 80 óperas, 40 cantatas, 79 sonatas, 50 conciertos y 8 sinfonías.

Concerti a cinque
Con su música instrumental dio un paso más allá del concerto grosso, iniciando una forma, el concerti a cinque, que destaca a un intérprete solista enfrentado a una reducida formación orquestal. Esto significó un cambio profundo en el modo de hacer música en toda Europa, pues con ello comenzaba a valorarse la labor individual del músico más habilidoso en una pequeña agrupación orquestal, capaz de dominar y superar todo tipo de dificultades técnicas e interpretativas. Se sentaban así las bases del virtuosismo futuro que caracterizará al intérprete de los conciertos para instrumento solista y orquesta tal como los conocemos hoy.

Conciertos para oboe
Tomaso Albinoni (1671 - 1751)
Entre sus concerti a cinque, destacan aquellos compuestos para oboe –al menos ocho, conocidos– donde el instrumento es tratado de una forma lírica y melódica como no se había hecho hasta entonces, al que acompaña una pequeña formación de cuerdas, compuesta por dos violines, viola, cello y bajo continuo.
Hoy se acostumbra a doblar la formación orquestal porque, me imagino, las salas son más amplias y se requiere una sonoridad mayor, y también porque así se da cuenta de que estamos frente a los primeros conciertos para solista y orquesta, aquellos que datan de la primera mitad del siglo XVIII, y cuya autoría, ahora sí, debemos sin ambages a Tomaso Albinoni.

El más celebrado de sus conciertos para oboe es el No 2 del Opus 9, en re menor, de su primera serie de doce concerti a cinque, impresa en Amsterdam en 1722. La serie completa está dedicada al Príncipe elector Massimiliano II Emanuele de Baviera.
Sus movimientos son los tres habituales, siguiendo el esquema que propugnó Vivaldi: rápido-lento-rápido.
01:30  Allegro e non presto
05:29  Adagio
09:32  Allegro

La versión es del oboísta de diez años, Pijus Paškevičius, en una presentación en Vilna, capital de Lituania, en mayo de 2013.


Amigo visitante: 
Si te gustó el artículo, mucho se agradecemos si lo compartes, o más sencillamente, lo recomiendas en Google con un cómodo clic

8 comentarios :

  1. Hola, Javier: Así es. Impresionante el niño lituano. Gracias por dejar aquí tu impresión.

    ResponderEliminar
  2. Es un verdadero placer escuchar esta preciosa obra tan bien interpretada sobre todo por este pequeño genio. Muchas gracias por ofrecernos estas joyas musicales con las que tanto disfrutamos.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Maya: Muchas gracias a ti por dejar aquí tu comentario. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Quería conocer el oboe,mi hijo recién está tocándolo y su maestro le ve facultades para ello, el sonido me parece hermoso!!

    ResponderEliminar
  5. Hola, Sergio: Me parece extraordinario. Felicitaciones. (Yo nunca conocí a un oboísta). Saludos y gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  6. Extraordinaria ejecución!!! Lo que no encuentro es ¿cual es la orquesta?....... ¿Alguien sabe??.

    ResponderEliminar
  7. Hola, JB: Buena pregunta. Nunca lo supe. Solo el nombre del director, David Geringas. Saludos y gracias por el comentario.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.