jueves, 7 de agosto de 2014

Alkan: Estudio Op 39 N° 7



Desde su lecho de muerte, octubre de 1849, Frédéric Chopin legó a uno de sus amigos músicos el método para piano en el que había estado trabajando para que éste lo terminara. El elegido y receptor de tal legado, era un pianista tres años menor que Chopin. Se llamaba Charles-Valentin Alkan, y había sido un niño prodigio extraordinario que había ingresado al Conservatorio de París a los seis años, cuando el músico polaco tenía nueve y no alcanzaba a imaginar una vida futura en París.

Charles-Valentin Alkan (1813 - 1888)
De padre músico y nacido en 1813 en el barrio judío de París, Charles-Valentin Alkan se cansó de ganar primeros premios en el Conservatorio. El de solfeo fue el primero, a los siete años. A los once ganó el de piano, el de armonía a los catorce y a los veintiuno el de órgano. Rápidamente se hizo de un nombre en los salones parisinos como joven y talentoso pianista, uniéndose con facilidad a los círculos intelectuales en que se desenvolvían Franz Liszt, Victor Hugo, Chopin, George Sand o Délacroix. Tampoco faltaron las veladas y recitales en que se lo vio al piano junto a Liszt, o Chopin.


El aislamiento
Pero su carácter marcadamente introvertido lo llevó a alejarse del mundanal ruido a los 25 años. Los salones de París conocían así el primero de sus retiros. Durante los siguientes 35 años se presentó en público ocasionalmente, aunque siempre yendo y viniendo. Pero después de que en 1853 ofreciera dos conciertos muy celebrados, no obstante su reconocimiento y fama el músico abandonó la escena por los próximos veinte años regresando solo en 1873 para ofrecer seis Petit Concerts en los salones de la casa Erard.

Doce estudios opus 39
Poco se sabe de la actividad de Alkan durante sus periodos de reclusión, salvo que leía la Biblia y, por supuesto, que componía como poseso. Su catálogo alcanzó los 76 números de opus, principalmente piezas para piano solo, que reclaman una técnica soberbia. Uno de sus trabajos más ambiciosos es el conjunto de Doce Estudios para piano, en todas las tonalidades menores, de 1857. Las doce piezas conforman, en este orden, una "sinfonía" (las cuatro primeras), un "concierto" (las tres siguientes), un tema con variaciones, una obertura y tres piezas independientes. Se presenta aquí el Finale del "concierto", el estudio N° 7.

La versión es del pianista holandés Bas Verheijden, registrada durante un ensayo.


Amigo visitante: 
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes, o más sencillamente, lo recomiendas en Google mediante un cómodo clic

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.