miércoles, 9 de julio de 2014

Gabriel Fauré: Pavana opus 50



Guardando las distancias, al igual que Beethoven, el organista, compositor y pianista francés Gabriel Fauré se quedó completamente sordo al final de su vida. Pero a diferencia de Ludwig, el músico francés sufrió la pérdida del sentido de audición cuando había sobrepasado los setenta años. En 1922, cuando cumplió 78, la ciudad de París decidió rendirle un homenaje a quien era considerado ya una de las figuras clave de la evolución de la música francesa desde la época romántica hasta el modernismo de Debussy y Ravel –este último su aprovechado alumno en el Conservatorio de París.
La revista británica The Musical Times resumió así la ocasión:
"...[fue] una espléndida celebración en La Sorbona, en donde participaron los más ilustres artistas franceses, lo cual le dio mucha alegría. Se trató de un espectáculo conmovedor: el de un hombre presente en un concierto de su propia obra e incapaz de escuchar una sola nota. Solo observaba, pensativo. Pese a todo, mostraba agradecimiento y satisfacción."
Gabriel Urbain Fauré (1845 - 1924)
Músico, un oficio riesgoso
Nacido en París en 1845 cuatro años antes de la muerte de Chopin en el seno de una familia que no contaba entre sus miembros a ningún músico, el propio Fauré recordó en una ocasión cuán sorprendente había sido para él descubrir su afición a la música cuando tenía diez años, y que solo de adulto fue consciente del gran riesgo que para sus padres representó el apoyo a la elección de su carrera.

Pero el pequeño Gabriel tenía talento, y buena estampa. Su gran amigo y protector, Camille Saint-Saëns, se encargó de introducirlo en los círculos musicales parisinos donde más tarde hará de las suyas en el universo femenino.

Pavana opus 50
En 1887, una breve pieza escrita para piano y voces, Pavana, encantó a su patrona Elizabeth, condesa de Greffulhe, a quien estaba dedicada. Al año siguiente, Fauré estrenó la versión orquestal y Elizabeth se permitió sugerir que agregara un coro off-stage y, si fuera posible, algunos bailarines, lo que desde luego entrañaba embarcarse en un evento de gran envergadura. Pero Elizabeth no cejó y en 1891, con el respaldo de la condesa en la producción, se montó la Pavana como gran espectáculo coreográfico con coros y bailarines para engalanar una de las fiestas que Elizabeth solía dar en los jardines del Bois de Boulogne.

La obra, con coro o sin ellos, ha gozado desde su estreno de inmensa popularidad. Hasta hoy se la escucha como fondo musical en variados medios, televisión, publicidad, o cine. Y las versiones cantadas abundan, la más popular entre ellas, la de Barbra Streisand, de su álbum Classical Barbra.

La versión, orquestal, es de la Orquesta Filarmónica Juvenil de Cracovia, dirigida por Tomasz Chmiel.


Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes en Facebook, o Twitter, o lo recomiendas en Google

2 comentarios :

  1. No tengo esta obra en cd pero la he escuchado varias veces en youtube, es una pieza muy refinada como casi todo lo que compuso Faure.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Daniel: Gracias por inaugurar aquí los comentarios. Un saludo.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.