domingo, 11 de noviembre de 2012

Beethoven: Sonata La Tempestad (II)



Este artículo es el segundo de tres dedicados a realizar un modesto análisis de la construcción de la sonata N° 17 La Tempestad, con el apoyo del audio de las charlas magistrales que el pianista András Schiff dictó en 2005 en el Wigmore Hall de Londres.
De los tres movimientos que componen la sonata: Largo-Allegro - Adagio - Allegreto, el segundo movimiento, adagio, es el más largo. Una ejecución estándar dura alrededor de ocho minutos, aunque la partitura solo tiene cuatro páginas (versus las diez del tercer movimiento). Es, también, uno de los movimientos lentos más largos escritos por Beethoven para el conjunto de sus sonatas para piano.

El adagio, antes que opuesto, está más bien conectado al primer movimiento. Y Beethoven así nos lo señala desde el primer compás. La tonalidad será establecida mediante un delicado arpegio que, según Schiff, puede que haya sido incorporado en una segunda instancia. La medida, 3/4... escuchamos a Schiff contando... un - dos - tres... mientras nos introduce en una sonoridad algo oscura pero tranquila. La construcción de la música se presenta dividida, como si la cantaran alternadamente instrumentos de diferente timbre: un oboe en lo alto, por ejemplo, al que contestan cuerdas del registro bajo: violas, cellos.


Se repite el esquema con algunos cambios armónicos. Una sorpresiva nota alta, forte, unos secos acordes y brevísimos tremolando de la mano izquierda anuncian que viene algo nuevo.


El nuevo motivo es acompañado por el breve trémolo alternando en ambos registros, alto y bajo. Unas notas en staccatto anuncian que el motivo terminó.


Las notas en staccato introducen una melodía cantabile:


Luego, el tremolando adquiere una furia recatada que finalmente nos llevará a la reexposición:


El movimiento, claramente, tiene una estructura simple. Por ello, tal vez, András Schiff deja hasta aquí su exposición. Y tiene razón. La sección de desarrollo no existe. Las variantes que restan nos las ofrece Barenboim en el video: Minuto 4:28 se retoma el tema inicial pero esta vez con la mano izquierda arpegiando en vez de acompañar con acordes en solitario, agregando así algo de vivacidad a la pieza, terminando por conducir a la repetición del subtema, en una nueva tonalidad. Vuelve la calma y los brevísimos trémolos (5:07). Luego, unas notitas en staccato retoman el tema cantabile, y los trémolos regresan por última vez, la pieza está a punto de morir. Unas octavas descendentes hacen las veces de coda y la pieza finaliza en la más absoluta paz y serenidad.

Daniel Barenboim: Sonata N° 17 Opus 31 N° 2 "La Tempestad" - 2do Movimiento



.....................................................................................................................
Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes, o lo recomiendas en Google con un cómodo clic

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.