sábado, 3 de marzo de 2012

Beethoven: Concierto para piano y orquesta N° 1 - Allegro con brio

 

Obsérvese cómo el director se asegura de que el pianista está en su puesto

El concierto para piano y orquesta N° 1 de Beethoven es una de aquellas obras para solista y orquesta que permite que el solista, en este caso el pianista, llegue atrasado a la función. Si se quedó dormido o si el tráfico estaba insoportable, no importa, porque la orquesta puede comenzar sola, sin su participación, que sólo será requerida en el minuto tres o, más tarde todavía, si director y pianista han acordado un tempo más lento que el habitual.

Cuando esto ha sucedido –de todo hay en la viña del Señor– el público, atónito, ha debido atender durante los tres primeros minutos a una orquesta huérfana cuyos músicos, inquietos, miran hacia todos lados con la esperanza de que aparezca el pianista al menos en el minuto 2:59. La última vez que esto ocurrió, se vio al artista avanzar agazapado con las piernas recogidas por el pasillo que deja la separación entre los primeros y los segundos violines. Cuando alcanzó la banqueta, se irguió, saludó al director con un guiño, y luego, dirigiéndose al público, hizo una pequeña reverencia, juntando las palmas de sus manos. Luego se sentó y atacó su parte, sin dilación.

Y si de anomalías se trata, el concierto N° 1 en do mayor no es el primero que compuso Ludwig. Le anteceden el concierto N° 2 y un bosquejo de otro en mi bemol, que nada tiene que ver con el concierto Emperador. Compuesto en 1797 –Beethoven lleva establecido en Viena ya cuatro años, encantado de la vida– la primera presentación oficial del concierto ante el público vienés ocurrió recién en abril de 1800, un viernes por la tarde, con un joven Ludwig treintañero como solista y director. El programa incluía la Primera Sinfonía y el Septimino, además de una sinfonía de Mozart y selecciones del oratorio La Creación de Haydn.

El concierto está estructurado en tres partes, al mejor estilo clásico:
– Allegro con brío
– Largo
– Allegro scherzando

Escuchamos el primer movimiento, allegro con brío que, como ya se señaló latamente, comienza con una larga introducción de la orquesta presentando dos temas, ágil y brioso el primero, que en el minuto 1:30 da paso a un segundo tema más lírico.
La cadenza del concierto, es decir, aquella sección destinada a que el solista muestre su virtuosismo o habilidades para la improvisación, pareciera ser, en este caso, la que escribió el propio Beethoven. Comienza en el minuto 3:50, pero del segundo video, pues la extensión de este primer movimiento ha obligado a presentarlo en dos partes. Ruego disculpar el abrupto corte que el videísta eligió para la primera de ellas. En la segunda parte, el video retoma la pieza algunos segundos antes, solapándose con el primer video.
La versión es del pianista estadounidense Murray Perahia acompañado de la London Symphony Orchestra dirigida por Sir Georg Solti.



.... continuará ...

....................................................................................................................


Amigo visitante:
Si has disfrutado de la lectura y de la música que este blog ofrece libremente, puedes apoyar su mantención y continuidad de manera concreta mediante la compra online del relato "El atrevido amante de los silencios", primera entrega de la serie "Cuentos para Músicos", de la que es autor el escribidor de este blog.



  Y si te gustó el artículo, usa estos botones para compartirlo en Facebook, o Twitter, o para recomendarlo en Google

6 comentarios :

  1. Hacia el minuto 3:20, me sorprende el desplazamiento que hace el interprete desde el sector derecho del piano hacia las notas bajas. Mi sorpresa es la del ignorante que nada sabe de la música docta, y el asombro que me sacude es el de observar como la mano derecha avanza hasta un instante en que la mano izquierda del interprete continua con la construcción de la música. Pido perdón por emplear palabras que son un tanto rudas el referirme a la música, no nací el cuna de algodones como la gente que trabaja con la música, pero algo de oído tengo. Es bonito este blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Anonymous, este blog es bonito.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Mauricio. Ya vienen el segundo y tercer movimientos.

      Eliminar
  3. Muy bueno, como siempre Dago nos entregas conocimiento y hermosas interpretaciones felicitaciones

    ResponderEliminar
  4. Qué bueno, Alvarito. Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.