jueves, 5 de julio de 2018

Mozart: Allegro y cadenza - Conc No 20


Hasta bien entrado el siglo diecinueve, las cadenzas para instrumento solista de un concierto, es decir, aquellos pasajes virtuosos en que la orquesta calla para permitir al intérprete lucir sus habilidades e inventiva, quedaban a cargo del solista. El autor de la pieza no escribía la cadenza, solo señalaba el momento en que debía iniciarse, por lo común, al final del primer movimiento.
Compositores célebres crearon cadenzas célebres para conciertos no menos célebres. Épica es la cadenza que Beethoven escribió para el Concierto No 20 de Mozart, ampliamente utilizada por los intérpretes de hoy, pues en nuestros días los intérpretes ya no improvisan, descansan sobre las cadenzas escritas por otros.
Pero hay excepciones.

Mozart, de 26 años, en 1782
En un lapso de trece años, desde que tuvo once hasta algunos meses antes de su muerte, Mozart compuso 27 conciertos para piano y orquesta. De ellos, quince cuentan con cadenzas escritas por el autor. Un alto número, si recordamos que para su estreno los conciertos contaron, por lo general, con su participación como solista. No había para qué escribirla, diríamos, habida cuenta de la habilidad del autor para la improvisación.

El Concierto No 20, por ejemplo, estrenado en Viena el 22 de febrero de 1785 con el autor al piano, no cuenta con cadenza escrita por Mozart. O nunca la tuvo, o ésta se ha perdido. La primera en publicarse fue la ya señalada, de Beethoven. Con ello, el maestro de Bonn inauguró una larga lista de compositores pianistas que sumaron su propia cadenza a la genial obra. Hummel, Brahms y Ferrucio Brusoni, entre los más conspicuos. Entre las más curiosas, la de Chik Korea (que incluye un vocalista).

No menos novedosa es la cadenza incorporada por Peter Breiner en grabación de 1990. Reconocido por sus arreglos de música de Los Beatles y de Elvis Presley en estilo barroco, Peter Breiner es un pianista eslovaco impulsor de la popularización de la música clásica.
Le acompaña la agrupación Philarmonia Cassovia, a la que también dirige. La cadenza, "en modo arrabalero", o "jazzístico", en el minuto 9:57. Luego de irreverentes dos minutos, estamos de vuelta en la era clásica.

Mozart: Concerto No 20 en Re menor, K 466 - Allegro. Peter Breiner.


Amigo visitante:
Si te ha gustado el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes, o lo recomiendas en Google con un cómodo clic

4 comentarios :

  1. Que interesante dato aquel sobre las cadenzas, y la que Breiner tocó al piano me gustó mucho, le da un toque nuevo a Mozart. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Anónimo: Pues me alegro mucho. Saludos y gracias por el comentario.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.