domingo, 13 de noviembre de 2016

Schubert: Valses sentimentales


Alrededor de cien valses para piano escribió Franz Schubert durante su corta vida. Compuestos probablemente alrededor de 1823, el grupo de 34 miniaturas que llamó Valses Sentimentales no fueron concebidos como una obra integral sino que corresponden a breves piezas escritas en diferentes momentos que finalmente lograron interesar a un editor de Viena que las publicó en 1825 agrupadas como su Opus 50.
En 1827 escogerá otros doce, que esta vez llamará Valses Nobles, y que integrarán una nueva colección que se publicará como su Opus 77.


El conjunto de 34 miniaturas, cuya interpretación completa no dura más de veinticinco minutos, contiene algunas de las más bellas a la vez que pequeñas obras maestras de Schubert, por su invención melódica y su ternura tan propias del compositor (por eso quizá el título de "sentimentales"). Y, tal como ocurre con la mayor parte de la obra del maestro vienés, en estas brevísimas piezas no abundan para nada los efectos virtuosísticos. Sin embargo, la gracia y la frescura que muestran resultan admirables.

Casi noventa años más tarde, en 1911, Maurice Ravel publicará en París una de sus obras más reconocidas, el conjunto de siete valses más un epílogo que tituló Valses Nobles y Sentimentales en homenaje al pequeño Franz.

Guillaume Coppola, pianista francés, interpreta aquí los valses Nos 18, 20, 21 y 23. Los cuatro valses juntos apenas sobrepasan los tres minutos de duración. Se trata, efectivamente, de miniaturas.

 

Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes en Facebook, o Twitter, o lo recomiendas en Google

6 comentarios :

  1. Pequeñas joyas musicales esto es lo que son estos valses de Schubert. Gracias una vez más al responsable de este interesante blog.

    ResponderEliminar
  2. Así es, Maya. Y muchas gracias a ti por dejar aquí tu comentario.

    ResponderEliminar
  3. Lo que más me asombra en la música de Schubert es la fluidez, naturalidad y gracia de la melodía, al oír sus obras tengo la impresion que no le costaba ningún esfuerzo componerlas, que las prodigaba con la misma facilidad con la que el árbol da su fruto.

    ResponderEliminar
  4. Así es, Daniel. Entre otras cosas, Schubert destacó siempre por la belleza de sus melodías. Muchas gracias por tu cálido comentario. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. me parece muy hermoso tu blog, Schubert destacó gracias por tu aportación.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Maria Paula: Muchas gracias por tus palabras. Un saludo.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.